Archivo

¿QUÉ ES? ACCIDENTE CEREBROVASCULAR (ACV)

Es la interrupción del suministro de sangre a cualquier parte del cerebro. Algunas veces se denomina ataque cerebral. (VER INFOGRAFÍA)

20 de junio 2007 , 12:00 a.m.

Accidente cerebrovascular isquémico: Es el ACV más común. Ocurre cuando un vaso sanguíneo que lleva sangre al cerebro se bloquea con un coágulo de sangre. Por lo general resulta del taponamiento de las arterias (ateroesclerosis).

Accidente Cerebrovascular Hemorrágico: Puede suceder cuando pequeños vasos del cerebro se debilitan y se rompen. Algunas personas tienen defectos en los vasos sanguíneos del cerebro que hacen que esto sea más probable. El flujo de sangre después de la ruptura del vaso sanguíneo daña las células cerebrales.

Factores de riesgo Los más comunes para ambos ACV son la hipertensión, el consumo de cigarrillo, la diabetes, los niveles altos de colesterol, la obesidad y los antecedentes familiares. Todos estos factores afectan la salud de los vasos, lo que no solo incrementa la posibilidad de padecer un ACV, también el riesgo de sufrir problemas del corazón.

Síntomas Estos dependen de la parte del cerebro que resulte afectada. En algunos casos es posible que las personas ni siquiera se den cuenta de que sufrieron un ACV. Por lo general, la súbita ocurrencia de un accidente de este tipo se manifiesta con síntomas como los siguientes: - Debilidad o parálisis de un brazo o una pierna, un lado de la cara o cualquier parte del cuerpo.

- Entumecimiento, hormigueo o disminución de la sensibilidad. Cambios en la visión.

- Lenguaje mal articulado, incapacidad para hablar o entender el lenguaje, dificultades para escribir o leer.

- Babeo o dificultad para deglutir.

- Pérdida de la memoria.

- Vértigo.

- Pérdida del equilibrio o la coordinación.

¿Cómo se trata? Un ACV es una urgencia médica y requiere atención, diagnóstico y tratamiento inmediatos para salvar la vida de la persona afectada y reducir la discapacidad derivada de este evento. Todo debe darse, en lo posible, dentro de las dos horas siguientes al ataque.