Archivo

DE MANERA SORPRESIVA LO NEGARON EN LA CONCILIACIÓN Hundieron la ley de beneficios para los gays

20 de junio 2007 , 12:00 a.m.

Ayer todo dejó de ser ‘color de rosa’ para los gay en la plenaria del Senado cuando el senador Manuel Antonio Virgüez, del movimiento Mira, pidió que la votación de la conciliación del proyecto que les brindaba derechos patrimoniales y de seguridad social a las parejas del mismo sexo se votara de manera nominal.

Hasta ese momento (4:35 p.m.), en escasos 15 minutos, se habían evacuado a pupitrazo limpio siete conciliaciones y todos sonreían en el recinto. La jornada parecía corta y llena de triunfos para el Ejecutivo y para los mismos congresistas.

Pero el problema llegó cuando se procedió a la votación. “Sí”, decían los que estaban a favor. “No”, los que estaban en contra. Incluso, al comienzo hubo tiempo hasta para bromas, como la del senador Javier Cáceres, quien preguntó si se había radicado algún impedimento.

Cuando apenas iban unos 10 votos, un grupo de senadores, entre ellos Alexandra Moreno y Armando Bendetti (ponente del proyecto en el Senado) empezó a arremolinarse alrededor del secretario para ver cómo marchaba la votación.

Contrario a otras ocasiones, esta vez no se veía a miembros del movimiento gay en las barras. El punto es que hasta antes de iniciar la votación nadie creía que ese proyecto se hundiera. Pero con cada voto, Bendetti se restregaba las manos y caminaba de un lado para otro. Se la había jugado con esa iniciativa, había aguantado chistes y ahora se le estaba hundiendo el proyecto.

“Al menos son maricas y no ‘paracos’ ”, se le escuchó decir a alguien que tenía abierto el micrófono y no se había dado cuenta.

Tras el voto de Gabriel Zapata (último de la lista), el secretario empezó el recuento en medio del silencio del recinto. La cara de Benedetti lo decía todo. Y el secretario sentenció: “Por el sí, 29 votos; por el no, 34”.

Ninguno gritó ni se llevó las manos a la cara en señal de angustia.

Benedetti, muy molesto, pidió la palabra y responsabilizó a los miembros de su partido (‘de la U’), del fracaso del proyecto. Dijo que había un acuerdo de bancada para votarlo a favor y que seis miembros de su colectividad votaron en contra.

Entonces se formó el caos en el recinto y empezaron a buscar alguna fórmula para salvar la iniciativa. En medio de toda esa discusión, en la que por primera vez estaban de acuerdo miembros del Polo, liberales y uribistas, los ánimos se fueron caldeando.

Justo frente a la presidencia, los senadores José Name y Armando Benedetti (enemigos políticos acérrimos) estuvieron a punto de irse a las manos, mientras sostenían un intercambio de palabras. Los salvó que su colega Javier Cáceres, de menos de 1,60 de estatura, se metió entre los dos y los apartó.

“Se ‘voltiaron’ ‘la U’, Cambio Radical y hasta Jesús Bernal (del Polo Democrático)”, dijo la senadora Piedad Córdoba.

En ese momento llegó el representante Venus Albeiro Silva, ponente del proyecto en la Cámara y pidió que se buscara una solución para salvar el proyecto.

Con evidente preocupación los defensores de la ley iban y venían, carrían y cuchicheaban en busca de fórmulas de solución, como si se tratara de aliviar a un moribundo.

La presidenta del Senado, Dilian Francisca Toro, le propuso a Benedetti que pidiera reabrir el debate. Se hizo la propuesta, pero hubo una gran protesta y por eso, en una decisión ‘salomónica’, la presidenta ordenó conformar una comisión integrada por un miembro de cada partido, para estudiar soluciones.

Por algunos momentos se pensó que la ley podría revivirse, pero un poco antes de las 6 de la tarde expiró.

ALEGRÍA Y DOLOR .

‘.

‘.

Hoy siete congresistas votaron que no, lo cual demuestra que el partido de ‘la U’´ es una montonera que se unió solamente para alcanzar el umbral en las elecciones”.

Armando Benedetti, .

del partido de ‘la U’, defensor.

Las mayorías tienen que aceptar que a veces ganan las minorías, porque todas no se ganan. Se sometió a votación y esa fue la decisión”.

Alexandra Moreno Piraquive, .

de Mira, enemiga del proyecto.