Archivo

En 6 meses, 40 ‘paras’ de 2.812 han declarado en Justicia y Paz

Ayer se cumplieron 6 meses de haber iniciado las audiencias de los paramilitares en el marco de la Ley de Justicia y Paz. El balance no es muy alentador: de 2.812 ‘paras’ que deben declarar solo han escuchado a 40. A esto se suma que hay 23 fiscales y 150 investigadores para hacer todas las diligencias.

19 de junio 2007 , 12:00 a.m.

El jefe de la Unidad de Justicia y Paz, Luis González, hizo un balance sobre el trabajo que se ha hecho hasta hoy.

¿Cómo ve el proceso? La Unidad asumió tres décadas del accionar paramilitar. Hay violaciones de derechos humanos y crímenes de lesa humanidad, miles de homicidios, centenares de masacres, millones de desplazados, miles de desaparecidos y sinnúmero de secuestros y apoderamientos de tierras, sin mencionar los hurtos de combustible y el tema de narcotráfico.

¿Son suficientes las personas que están al frente de esas investigaciones? Si todo esto se piensa reconstruir con 23 fiscales y 150 investigadores, la suerte está echada para esta unidad, a menos que se dé una inmediata inyección de personal y recursos que permita afrontar con prontitud el trabajo que se nos encomienda.

¿Qué tantos homicidios han confesado los ex jefes ‘paras’? Alguno de ellos nos anticipó que cometió 2 mil homicidios. ¿Cuándo se investiga esto? Se necesita mucho más de un fiscal. Por ejemplo, Ramón Isaza ya dijo que va a confesar 567 homicidios, y la pregunta es cuándo y cómo ubicamos esos 567 casos. En 6 meses han escuchado a 40 personas, pero son 2.812. La pena máxima es de 8 años ¿Podría pasar ese tiempo sin terminar los procesos? Si no se da la infraestructura de fiscales y de policía judicial para hacer todo el trabajo, va a ser muy difícil avanzar en tiempo razonable.

¿Cuánto tiempo va a durar? Es la misma pregunta que nos hacemos los 23 fiscales que estamos acá. No es fácil entender que esto es un proceso largo que incluye una versión libre que se demora, ubicar las víctimas, traerlas y tenerlas presentes cuando se vaya a confesar el hecho; ir a buscar ese expediente, ir a buscar los testigos y si dicen la verdad, hacer una imputación ante el magistrado.

¿Cuántos fiscales necesitan? Estamos haciendo un estudio, somos 23 fiscales y hay 34 bloques de las Auc, nos están mandando gente de la Farc, nos anuncian que hay una lista de más de 2.700 presos reconocidos por las Auc... Pensamos que se necesita al menos un fiscal por cada bloque y uno más por cada miembro representante. De pronto necesitamos más de 70 fiscales adicionales. Nos toca recibir los bienes que van a entregar, ir a identificarlos a las zonas... Eso demanda días, personal, y las exhumaciones también nos corresponden a nosotros.

¿Y las víctimas? En este momento, la Fiscalía también está respondiendo por las víctimas, porque nadie ha asumido esa función. Creo que el Estado debe reaccionar y decidir cuáles tareas le deja a la Fiscalía y quiénes asumen otras.

¿Cuántos de esos 2.812 tienen ubicados? De los 2.812, según las consultas que hemos hecho con el DAS, la Fiscalía y la Sijín, 2.183 no tienen antecedentes, jamás fueron vinculados a un proceso, no hubo una orden captura contra ellos. En este momento no tenemos datos sobre el paradero del 25 por ciento de esos 2.812 (unas 700 personas). ¿Qué dificultades se han encontrado? Por ejemplo, hay una persona que dice que va a confesar 75 homicidios. Pero, cuál es el nombre de la víctima, dónde está el expediente. La persona cita elementos fragmentarios o no da el nombre o a veces da el nombre, o un alias o el oficio que hacía la persona en la zona, a veces precisa el municipio, pero no la vereda...

¿Qué hace la Fiscalía con esa información? Nos toca salir a buscar esos hechos para saber qué está confesando. Un caso de estos necesitaría un solo fiscal con un equipo de Policía judicial ayudándole.

¿Hay vacíos jurídicos en la aplicación de Justicia y Paz? La aplicación de la ley va trayendo a categorías jurídicas que no están contempladas en normas anteriores. Hemos llegado ya a la Corte Suprema para que vaya dictando las líneas en ciertos temas.

¿Los paramilitares sí han contado lo que saben? No podemos más que tener confianza en que eso sea así. Cada caso es particular y le enseña una dinámica diferente. Están esclareciendo hechos que estaban en la impunidad, están confesando muertes de periodistas, sindicalistas, indígenas. Además, gracias a Justicia y Paz tenemos nuevos datos de más de 500 homicidios de los que no teníamos ninguna información.

¿Qué va a pasar con los que llevan hasta 8 años en la cárcel y ya cumplieron el máximo que pone la ley? Es un tema que no se ha debatido. Sabemos que le corresponde a magistrados y los jueces de ejecución de penas. En su momento se precisará por ellos y por último por la Corte Suprema.

¿Cuándo habrá la primera condena de Justicia y Paz? Hay unos casos que ya empezaron, son los que menos víctimas tienen. Si no es este año, es a principios del otro que se tendrán las primeras acusaciones.

Capturada hija de Ramón Isaza con armamento.

Adriana María Isaza, esposa de Luis Eduardo Zuluaga Arcila, alias ‘McGiver’, e hija del ex jefe ‘para’ Ramón Isaza –preso en Itagüí–, fue capturada ayer en la mañana en su finca ubicada en el corregimiento de La Danta, en Puerto Triunfo (Antioquia).

Tras un allanamiento, autoridades encontraron en su poder abundante munición y armas. Ayer mismo la mujer, de 30 años, fue escuchada en audiencia por un fiscal de garantías. La hija del jefe ‘para’ no pudo explicar bajo qué circunstancias y para qué tenía las armas en su poder. No obstante, las autoridades indagan si el arsenal está relacionado con su padre o con su esposo, ‘McGiver’, quien si bien estuvo detenido por varios delitos, fue dejado en libertad en diciembre del 2006 por decisión de un fiscal de Justicia y Paz.

Hoy se conocerá la suerte de la hija de Ramón Isaza, que por ahora permanece detenida en las instalaciones de la Dijín.

Fiscalía ha recuperado 760 cadáveres en más de 300 fosas.

La Unidad de Justicia y Paz ha cumplido con el artículo 48 de la ley, que ordena buscar a los desaparecidos o personas muertas, según el fiscal Luis González.

Según su reporte, han recibido información de unos 4 mil restos en fosas, de los que ya se han recuperado 760 cadáveres. Esto gracias a la información recibida dentro de las audiencias.

También han conseguido información preliminar para poder identificar los cuerpos de aproximadamente unas 250 personas.

Este trabajo de los fiscales e investigadores es soportado en los laboratorios, que se están uniendo para trabajar y compartir los pocos recursos que tienen para entregar entre 100 y 150 cadáveres en los próximos días.

Las víctimas Sin embargo, el tema más difícil de manejar es la angustia de las víctimas para que se haga rápido el reconocimiento y se les entregue los restos de sus familiares.

Por eso, la labor de las exhumaciones ha sido un reto para los forenses que deben trabajar con el mayor rigor para lograr las identificaciones.

Como lo publicó EL TIEMPO el pasado mes de abril, en un informe especial sobre las fosas, las víctimas y las personas que cometieron los crímenes, las historias que se desprenden de este drama son aterradoras. El trabajo más dispendioso ha sido la ‘desenterrada’ de los cuerpos.

A este trámite de las víctimas de los paramilitares se suman las de las Farc, de las que informantes han dado las primeras puntadas.

Uno de estos casos es el de Cundinamarca, donde ya se encontraron entre 5 y 7 cadáveres de personas secuestradas por el grupo subversivo.

Sobre homicidios, varios detenidos han prometido entregar informaciones acerca de los crímenes, porque lo ven como una oportunidad para contar “verdades”.

Uno de los primeros casos que se presentaron fue el de la muerte de Elkin Varela, un periodista de Arauca.

El testigo se contactó con la unidad de Justicia y Paz y fue llevado al proceso. Su colaboración ha sido efectiva y el fiscal Luis González asegura que se debe velar porque esta persona reciba los beneficios de la ley por colaboración. “Nosotros no lo vamos a desamparar”, asegura González.

En otros casos, personas privadas de la libertad han ayudado a esclarecer unos 14 homicidios.

PARTE DE LOS QUE SE ACOGIERON A JUSTICIA Y PAZ SERÍA UBICABLE.

‘‘De los 2.812 (que se acogieron), según las consultas que hemos hecho con el DAS, la Fiscalía y la Sijín, 2.183 no tienen antecedentes, no están vinculados a un proceso ni hubo orden captura. Empezamos a hacer unas coordinaciones y por lo menos un 75 por ciento sería ubicable.

Luis González, jefe de la Unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía.