Archivo

iPhone: ¿colmará las expectativas?

Han pasado casi seis meses desde que Steve Jobs, un consumado vendedor, presentó el iPhone como el dispositivo maravilla para la era de Internet. El presidente de Apple prometió que la entrada de su empresa al mercado de los celulares se produciría con un mejor teléfono móvil, navegador de Internet y reproductor de música. Y aunque el iPhone no ha llegado a las tiendas, Jobs logró crear gran expectativa para lo que algunos han llamado "la máquina de Dios".

19 de junio 2007 , 12:00 a.m.

La histeria por el iPhone está alcanzando niveles que suelen ser reservados para las consolas de videojuegos en Navidad. Aunque se espera que los teléfonos cuesten hasta 600 dólares cuando lleguen a las tiendas de Apple y AT&T el 29 de junio, cada compañía ha recibido más de un millón de preguntas sobre la disponibilidad del producto.

Otra prueba de que las expectativas han alcanzado un nivel febril: los teléfonos, o las promesas de entrega del dispositivo, están a la venta en el sitio de subastas eBay por 830 dólares.

La expectativa, que es intensa incluso para los estándares de Apple, ha causado cierta ansiedad en la compañía, fuera de la vista del público.

Algunos ejecutivos de Apple expresan en privado la preocupación de que las expectativas en torno a los teléfonos con un solo botón sean demasiado elevadas, y que los compradores de la primera generación puedan terminar decepcionados.

El alto precio del teléfono limitará el encanto del iPhone a los verdaderos 'creyentes'. La red de celulares con la que opera el iPhone es más lenta que las de muchos de sus rivales. Y varios competidores de Apple esperan que su decisión de no incluir un teclado –y depender en cambio de un teclado virtual táctil en la pantalla– limite su atractivo en el mercado corporativo, donde se usa de forma intensiva el texto.

Pero el momento elegido por Jobs podría ser impecable. Mientras que industrias enteras han trabajado durante más de una década para encontrar la combinación correcta de características para fusionar los teléfonos celulares con los computadores, Apple parece haber actuado en la mejor época.

"Estos dispositivos se han vuelto omnipresentes, y hay un enorme apetito allá afuera", dijo Peter Schwartz, presidente de la firma consultora Global Business Network.

La mayoría de los analistas cree que Apple superará con facilidad su objetivo inicial de vender 10 millones de teléfonos durante el 2007. Eso representaría solo el 1 por ciento del mercado mundial de celulares; sin embargo, pondría a Apple a competir cabeza a cabeza con los teléfonos inteligentes de gama alta basados en el sistema Windows Mobile.

Se podrá actualizar Apple anunció hace varios meses que tendría la capacidad de añadir características al iPhone después de comprarlo. Los ejecutivos de la compañía afirman que la capacidad de actualizar el iPhone le dará una importante ventaja sobre otros teléfonos celulares, que suelen ser remplazados con frecuencia.

Un factor potencialmente crucial para determinar el éxito del iPhone que aún tiene que ser clarificado por la compañía es: ¿hasta qué grado permitirá Apple que creadores de software independientes desarrollen programas para el iPhone? Cuando presentó el iPhone en enero, Jobs pareció poco dispuesto a permitir el desarrollo de software externo. Aseguró que abrir esa puerta tendería a crear problemas de seguridad y estabilidad que son inaceptables en el mercado de teléfonos portátiles.

Pero durante su conferencia de desarrollo de software, que se realizó este mes en San Francisco, Steve Jobs cambió de opinión. El iPhone podrá ejecutar aplicaciones Web 2.0 desde el navegador Safari incluido.

Jobs resaltó que el software es lo que hace la diferencia. Recalcó que el mal software debilitó a la industria japonesa de artículos electrónicos. Y el software es lo que le dará al iPhone lo que Jobs dijo que sería una ventaja de cinco años frente al resto de la industria de los teléfonos móviles.

"Si miran el iPhone, es software envuelto en un maravilloso hardware", afirmó.

''Si observan el teléfono iPhone con detenimiento, se darán cuenta de que es software envuelto en un maravilloso hardware”.

Steve Jobs, presidente de Apple