Archivo

FORO DEL LECTOR

19 de junio 2007 , 12:00 a.m.

El candidato ideal Señor Director: Yo votaría por un alcalde para Bogotá que prometiera mejorar a TransMilenio, antes de que la ciudadanía ‘explote’ por los abusos por sobrecupo, deterioro de estaciones e inseguridad; dejar en marcha un plan para el Metro, verdadera solución del transporte masivo; construir puentes o pasos deprimidos en los más de 40 puntos que generan trancones (por ejemplo, calle 100 con carrera 15 o calle 92 con autopista); pavimentar las calles; recuperar el espacio público invadido otra vez por vendedores ambulantes; aplicar el código de tránsito para que los motociclistas transiten solo por la derecha; investigar dónde se esconden los policías de tránsito después de las 9 a.m.; obligarlos a que trabajen todo el día en los puntos críticos de tráfico; y eliminar la calle del Cartucho, trasladada por otro alcalde a espaldas del Batallón Guardia Presidencial.

Orlando Márquez Murcia.

Noticias paradójicas Señor Director: Me parecieron tristes y paradójicas dos informaciones de la semana pasada.

Por un lado, en una EPS, por falta de sentido humano y desprecio por la vida, dejaron morir a un hombre en sus puertas. Y en otras entidades de salud –parece que por respeto a la vida– se negaban a practicar un aborto.

Este es el reflejo de una sociedad desorientada, que, además, desconoce las leyes.

Luis Eduardo Rocha.

Unos potentes viejitos Señor Director: En días pasados nos deleitaron la vista más de cien vehículos viejos (antiguos), incluidos 10 venezolanos modelos 1928 en adelante, que desfilaron desde Cúcuta hasta El Socorro, en un evento turístico cultural.

Exhibieron vida, fuerza, potencia, ganas de seguir “viviendo”. Los había de todas las marcas, tipos y colores impecables. Fue un desfile del recuerdo en que hubo humedad en los ojos. Pensar en chatarrizar estos y los demás sería un atentado contra la historia, el patrimonio y un tesoro afectivo. Muchos de estos carritos constituyen el sustento familiar.

Fabio A. Ribero Uribe Socorro (Santander).

Que marchen con cordura Señor Director: Sobre el editorial ‘¿Flor de un día?’ (16-06-07), qué bueno que los estudiantes tengan conciencia del acontecer nacional; que manifiesten su inconformidad; que protesten; que hagan manifestaciones, pero con la cara y la frente en alto, sin tapársela como delincuentes; sin destruir los bienes de mucha gente ni desahogarse contra la policía, que también son pueblo y que solo cumplen con el deber de un empleo mediante el cual subsisten con sus familias e hijos. Eso no lo debe permitir el Estado ni patrocinar o aceptar ningún grupo político.

Luis Iván Perdomo Cerquera.

La venta de ISA Señor Director: Con la venta de ISA se hace evidente la visión cortoplacista del Estado. A pesar de lo sensato que puede resultar la propuesta, en su intención de dirigirse al pago de la deuda externa, no se deben dejar de lado recomendaciones estructurales cruciales como la reducción del déficit presupuestal. Una vez concretada la venta, el Estado se queda sin el importante flujo de caja que le genera una empresa con un extraordinario potencial de crecimiento, el mismo déficit presupuestal y aun con más de 35.000 millones de dólares en deuda. El pensamiento fracasado de “pagar la hipoteca con la tarjeta de crédito” nos condenará a seguir siendo un país mal llamado tercermundista.

Juan Sebastián Mejía Pérez .

Los departamentos y el reto electoral .

Señor Director: Sobre la nueva oportunidad de los departamentos a que se refiere su editorial ‘El rescate de las regiones’ (18-06-07), el Atlántico está optimista. El gamonal político que por más de 40 años se ha anquilosado en escenarios públicos y ahora aspira a gobernar el departamento, se presagia, será derrotado. En una reciente encuesta, el ex ministro y constituyente del 91 Eduardo Verano lo supera. Hay otros candidatos de valía que han saltado a la palestra y tienen también aceptación y sobrados méritos. La labor que con éxito ha venido desarrollando el gobernador Rodado merece continuidad. Lo importante es que se vote a conciencia por quien tenga reconocida capacidad para sucederlo.

Ricardo Buitrago Consuegra Barranquilla .

* * * * Señor Director: Es importante que cuando la política está tan desprestigiada, con políticos presos, con ‘paras’ y guerrilla incrustados y llevándose el presupuesto, surjan candidatos para gobernaciones de prestigio y experiencia administrativa. El reto en las próximas elecciones va a ser para la Registraduría, para la Procuraduría, para el Consejo Nacional Electoral, para la Fuerza Pública y para los medios, entre otros. Los valientes postulados merecen respaldo. No olvidemos que el paramilitarismo aún está vivito y eligiendo.

Pedro Samuel Henández Bogotá.

* * * * Señor Director: Su editorial apunta hacia una verdad de a puño: son felizmente conciliables y afortunadas las condiciones de unos comicios democráticos, con un abanico de candidatos sobresalientes, que han hecho públicas sus candidaturas y que de ser elegidos aportarán su vasto conocimiento y experiencia sobre la cosa pública, más que todo en regiones cuyos altos intereses de progreso les son entrañables.

Jaime Ortiz A.

Bogotá .

El descalabro de la 80 Señor Director: Es inverosímil que se haya presentado la situación descrita en su editorial ‘Ojo al remiendo de la 80’ (18-06-07). Pero más absurdo el tiempo que se demoró el gobierno distrital en solucionarlo. Si esto ocurre con una obra tan visible y en un sector exclusivo de la capital, ¿qué esperar de las obras locales en zonas marginadas de Bogotá? Todo contrato público debería hacerse al mejor estilo de los contratos privados, donde se entrega una partida para iniciar la obra, pero se paga el resto al recibirla. Si el constructor no entrega la obra en los estándares en que se contrató, no se le cancela el saldo. Así no habría problemas de demoras ni defectos de construcción.

Jackson Martínez Bogotá.

* * * * Señor Director: En el fondo, independiente de acciones y omisiones del contratista y el interventor y del IDU, la causa principal de este y otros descalabros es la interpretación fácil de la ley 80 de contratación, que permite contratar “diseños y obras” en forma de “paquete”. Esto, de por sí, implica un deficiente diseño o una pésima obra. Aparte de que la fórmula de equidad para adjudicar la licitación se limita únicamente a los costos y no tiene nada que ver con la buena o mala calidad del proyecto. ¿Cuándo entenderán nuestros funcionarios públicos que el diseño y la obra son complementarios, pero independientes, y que con “combos” no se ahorra? Francisco Pardo