Archivo

Por meritocracia llega a Colombiamoda

Es difícil definir qué cautiva más de Adriana Santacruz: sus diseños o su personalidad. Y por estos dos aspectos, la revista Fucsia la escogió como la diseñadora de la tradicional pasarela que presenta en Colombiamoda.

18 de junio 2007 , 12:00 a.m.

Esta creadora pastusa, que desde hace cerca de ocho años trabaja con los indígenas y artesanos de su región, participará por primera vez en la feria de Medellín. Ella rescató los tejidos ancestrales con los que tradicionalmente se hacían cobijas y ruanas y los llevó a abrigos.

Con esta prenda se dio a conocer en la que, por varios años, fue su principal pasarela: Expoartesanías. Su trabajo llegó, con el de 15 diseñadores más, a la convocatoria de la revista especializada en moda.

“Llevaba muchos años pidiendo una oportunidad en Colombiamoda. Pero creo que las cosas pasan cuando tienen que pasar”, dice.

Adriana y la marca de dos jóvenes diseñadores fueron los finalistas.

Juan Carlos Giraldo, subdirector de la publicación, dice que la elección fue muy complicada porque tenían que escoger entre dos jóvenes muy bien preparados y el talento de una mujer ligada al trabajo artesanal: “Este era el momento para Adriana, los otros están arrancando”.

La diseñadora reconoce que en la entrevista ante Giraldo, Lila Ochoa, directora de la revista, y Ana María Londoño, editora de moda –a la que la citaron luego de analizar su propuesta– los cautivó también con su forma de ser.

“Esto no es solo mío. Yo represento el trabajo de muchas personas que ven en esta pasarela la oportunidad de darnos a conocer. Es que en Nariño ya es muy difícil vivir de la agricultura y el tejido es la otra opción”, explica Santacruz.

Las conciliaciones Lo más complicado para Adriana en el proceso de preparar la colección fue el manejo del color y hacer de sus tejidos algo propio para la temporada primavera-verano, que es la que se presenta en Colombiamoda.

Ella estaba acostumbrada a trabajar solo colores tierra en lanas y fibras muy pesadas, óptimas para el invierno. Así que se hizo toda una conciliación “sin traicionar su trabajo”, afirma Giraldo. El periodista dice que si bien la diseñadora puede ser muy creativa, también debe mantener algo de lo que dictan las pautas internacionales en cuanto a tendencias de color, silueta y materiales. Y como su fuerte son los abrigos, estos se verán en la pasarela, pero adaptados a la temporada del primer semestre del otro año (que es la que se presenta en Medellín). Además, con las mismas técnicas de tejidos, tanto a mano como en telares, se logró trabajar en hilos muy delgados para elaborar telas livianas.

“Los indiecitos con los que trabajo se sorprendieron cuando les llevé hilos de sedas, porque ellos estaban acostumbrados a trabajar lanas”, recuerda Adriana.

Los artesanos fueron conocidos por Giraldo y Londoño que viajaron a Pasto y vieron cómo se elabora cada prenda.

Esto les mostró también que la filosofía de mantener vivas esas tradiciones artesanales no era ‘carreta’ de la diseñadora ni respondía al boom de unir artesanía con diseño contemporáneo. Lo suyo lo lleva en la sangre porque creció en el campo viendo cómo las mujeres tejían las cobijas.

Así que los más valioso que el jurado reconoció fue cómo esta mujer ha logrado transformar esas técnicas en prendas sofisticadas. “Su propuesta es digna de una pasarela que tiene proyección internacional , –agrega Giraldo– . Estoy seguro de que Carolina Herrera, que estará en la nuestra, quedará sorprendida”.

Y esto también tiene emocionada a Adriana: “Imagínate, que Carolina vea el trabajo de los nariñenses. Esto es lo más grande”.

‘‘Esto no es solo mío. Yo represento el trabajo de muchas personas que ven en esta pasarela la oportunidad de darnos a conocer. En Nariño, tejer es otra opción”.

Adriana Santacruz, al hablar sobre su trabajo para Colombiamoda.

.

Abel Cárdenas / ELTIEMPO.

LA COLECCIÓN ‘Sara y el Halcón’ es el nombre de la colección de Adriana Santacruz, que se verá el 11 de julio, en Medellín. Su creadora dice que es un homenaje al hombre y a la mujer. Este es un fragmento de lo que envió a ‘Fucsia’, “La historia arrullada por la inspiración de un atardecer en Pasto, en el entorno de un paisaje donde se refleja la luz del sol poniente frente a las montañas que circundan el Valle de Atriz; y en el conjuro de una vela, cuya luz es la expresión del universo, aparecen reflejados los árboles y el arco iris, los tigres y los jaguares de las narraciones míticas precolombinas y en forma predominante el Halcón, símbolo del dominio del viento, de la destreza e inteligencia”.

SUBEDITORA DE ENTRETENIMIENTO