Archivo

Ojo al remiendo de la 80

Dos años largos después de consumarse el increíble estropicio del ‘conector’ de la calle 80 con la Autopista Norte de Bogotá –tan mal hecho que no ‘conectó’ sino que bloqueó el tránsito en un sector neurálgico de la capital–, se empieza a vislumbrar una solución para ese inverosímil entuerto, que tantos dolores de cabeza ha causado a los bogotanos.

18 de junio 2007 , 12:00 a.m.

Fue necesario que la Fiscalía General de la Nación hallara méritos para enjuiciar penalmente al representante legal de la firma constructora, Unión Temporal Autonorte, para que este se aviniera a acordar una fórmula para resolver el problema con el Instituto de Desarrollo Urbano (IDU).

Según ha informado el IDU, la constructora se comprometió a corregir el desnivel que hizo inservible el famoso ‘conector’, para lo cual intervendrá cerca de 150 metros. El Instituto afirma que el trabajo estará terminado en diciembre, de modo que, a partir de ese mes, los vehículos que transiten por la Autopista hacia el sur y necesiten dirigirse hacia la calle 80 podrán hacerlo sin necesidad de dar el largo rodeo por el barrio El Polo, como les ha tocado en los últimos dos años.

Lo anterior no debe impedir que prosiga la acción penal de la Fiscalía, pues los responsables del adefesio, que les costó a la ciudad 8.500 millones de pesos y a los conductores y vecinos de la obra mal hecha un sinnúmero de perjuicios, no pueden ‘pasar de agache’ con un simple remiendo de la vía.

Cuya ejecución, por otra parte, deberá ser celosamente vigilada para que el remedio no vaya a resultar igual o peor que la enfermedad.

No sobra resaltar, por otro lado, la necesidad de que el IDU realice las obras que hacen falta para que el cruce de la Autopista y la calle 80 sea funcional y seguro en todos los sentidos. Porque, aun si se arregla el ‘conector’, subsistirá el cruce inapropiado y peligroso que enfrentan los vehículos que viajan con dirección al norte y se desvían hacia la 80, por falta de un paso a nivel, que debió construirse hace tiempo para que aquellos no tengan que atravesar allí el carril exclusivo de TransMilenio. editorial@eltiempo.com.co