Archivo

Agua que has de beber... Cerca del 60 por ciento del peso corporal corresponde a líquidos. Por eso hay que mantenerse hidratados.

16 de junio 2007 , 12:00 a.m.

Aunque algunos de sus órganos se vean muy sólidos, no se fíe. El 73 por ciento de su corazón es pura agua, así como el 79 por ciento de sus músculos, el 79 por ciento de su cerebro y el 62 por ciento de su piel. Es más, la sangre es líquida y recorre tan fácilmente todo su cuerpo gracias, en parte, a que el 80 por ciento de ella es agua.

De hecho, por más macizo que sea su cuerpo, incluso gracias al esfuerzo del ejercicio, dos terceras partes de él son nada más que agua. Así, aproximadamente el 60 por ciento del peso corporal corresponde a agua.

Un dato más: una persona promedio puede sobrevivir 21 días sin alimentos y solo tres sin hidratarse. Claro que hay algo peor: sin aire, solo vive tres minutos.

Al tiempo que se ‘carga’ con tanta agua en el organismo, se pierde otro tanto. Cada día, a través del sudor, de la respiración y de la orina, se pierden cerca de dos litros de líquidos, que hay que reponer.

De ahí, que la famosa fórmula de los ocho vasos de agua al día no es una cuestión de vanidad para mantener la figura o para adelgazar. Es lo mínimo que se puede hacer para no deshidratarse.

Alrededor del 80 por ciento del consumo total de líquidos de las personas proviene del agua y demás bebidas que consuma durante el día, incluyendo hasta un tinto. Los alimentos aportan el 20 por ciento restante.

Todo lo que beba hidrata el cuerpo: la leche, los jugos, el té, el café, las gaseosas, el agua, las bebidas hidratantes, las deportivas, las cafeinadas...

La hidratación es fundamental para el cuerpo, no solo para reponer los líquidos que se pierden, también porque el ‘aguita’ ayuda en varias funciones o a varios órganos.

Por ejemplo, está presente a lo largo de la digestión de alimentos. Se encuentra en todo el aparato digestivo, desde la saliva en la boca, hasta en el intestino grueso.

El agua también lleva a cada una de las células hidratos de carbono, vitaminas, minerales y nutrientes.

También se encarga de disipar el calor y regula toda la temperatura del cuerpo. Cuando esta se eleva, se libera agua por medio del sudor para eliminar el calor del organismo.

Así mismo ayuda al cerebro a mantener la concentración. “Está previsto que el cuerpo pierda entre 1,2 y 2 por ciento del peso del cuerpo en deshidratación cada día, si se baja más de ahí, se ha comprobado que algunas capacidades de procesamiento se bajan porque las células del cerebro también se deshidratan”, afirma el doctor Maxime Buyckx, del Centro de nutrición, del instituto de Bebidas para la salud y bienestar con sede en Houston.

Así mismo, la buena hidratación ayuda a preservar la elasticidad, la suavidad y el tono de la piel.

Lo más importante de mantenerse hidratado es no esperar a que el cuerpo sienta sed. Esa sensación ya es un signo de que está perdiendo más líquido del necesario y por eso el organismo manda la señal para que lo vuelvan a equilibrar.

De hecho, hay etapas en la vida y circunstancias en las que hay que estar más pendiente de mantenerse hidratados.

Según el Instituto de bebidas para la salud y el bienestar, los bebés y los niños pequeños son más vulnerables a los efectos de la deshidratación que los adultos. “Ellos se ponen a jugar y no se preocupan por tomar líquidos.

Los adultos deben estar pendientes”, agrega Buyckx.

También se pierde mucho líquido al hacer ejercicio o practicar algún deporte. Por eso hay que hidratarse antes, durante y después de realizarlos.

Es importante consumir líquidos en ciudades de alta temperatura, especialmente cuando se va de vacaciones y no se está acostumbrado al clima caluroso.

Así que la recomendación es: a beber, a beber, a beber.

VERDAD O MENTIRA.

MITOS. Hay versiones que corren sobre lo que hay que tomar o no en ciertas circunstancias. Consultamos con el doctor Maxime Buyckx y esto dijo.

- Las bebidas azucaradas no quitan la sed, por el contrario, dan más. Falso.

El 85 por ciento de estas bebidas es agua y el azúcar que contienen produce energía.

- Cuando se hace ejercicio, hay que tomar líquidos antes o después, no durante. Falso. Hay que tomar constantemente. No hay que esperar a que aparezca la sed, si ya aparece es un síntoma de deshidratación.

- Las bebidas deportivas son buenas para el guayabo. Falso. Estas bebidas están diseñadas para tener un efecto especial de acuerdo con el tipo de nutrientes que se pierden. Para el guayabo hay que tomar mucho líquido, pero no especial.

LOS DEPORTISTAS.

DOSIS. Siguiendo algunas pautas sencillas sobre qué cantidad de líquidos beber y en qué momentos del día puede obtener el máximo desempeño. El Instituto de Medicina Deportiva de los Estados Unidos, recomienda lo siguiente: beber líquidos en abundancia durante las 24 horas previas a algún evento, en especial, durante la comida antes de hacer ejercicios o participar en una competencia, a fin de lograr la hidratación adecuada del organismo. Ingerir cerca de 500 mililitros de líquido dos horas antes de realizar ejercicios para mantenerse hidratado y poder excretar el exceso de agua con tiempo. Durante los ejercicios, beber al inicio de la actividad y a intervalos regulares para reemplazar toda el agua que se pierda a través de la transpiración.