Archivo

Hombres, a relajarse en el ‘spa’ Ya no son sitios exclusivos de mujeres. Ofrecen tratamientos especiales para aquellos que buscan liberarse del estrés y verse bien. Hay buenas alternativas para escoger

16 de junio 2007 , 12:00 a.m.

Visitar un spa dejó de ser un asunto femenino. Cada vez más hombres son los que acuden a ellos en busca de relajación y de tratamientos estéticos. Los tabúes han sido superados y sus terapias se ven como una oportunidad de renovarse y liberarse del estrés. Como será que se calcula que el 25 por ciento de los clientes son hombres.

Luisa Aya, especialista en terapias alternativas de Dulce Spa, afirma que hoy en día estos son considerados establecimientos de salud que ofrecen tratamientos, terapias o sistemas de relajación utilizando como elemento principal el agua. “No hay origen cierto de la palabra spa, algunos la atribuyen al pueblo belga del mismo nombre que era conocido en la época romana por sus baños, mientras que otros especulan que viene del acrónimo en latín de la frase salus per aquam o sea ‘salud a través del agua’. Pero en general, estos sitios le apuntan al mejoramiento físico y psíquico para así no solo vivir más sino mejor”.

Aunque los hombres se practican las mismas terapias que las mujeres, prefieren la relajación y la cámara de bronceo, según Aya. A lo que la fisioterapeuta Rose Emily Guarín, de Vishnu Spa, añade el estiramiento facial, los tratamientos capilares y los masajes para acabar con los gorditos localizados.

Por su parte, Diana Sánchez, esteticista de Aromathic Bath Spa, añade que en cualquier caso, los planes le apuntan a la relajación. “Hay unos que vienen con decoración completa del lugar: pétalos de rosa, musicoterapia y aromaterapia. Le sigue la aplicación de una mascarilla del Mar Muerto, con oligoelementos y minerales para aliviar dolores. Luego viene el turco, para liberar toxinas y una ducha suiza con aromaterapia, masajes y jacuzzi. Todo acompañado de refrigerios de alimentos naturales”. Cuesta 200 mil pesos, en promedio.

A esto, Rose Emily Guarín añade el quiromasaje terapéutico, con digitopresión (movilizaciones en ciertos puntos para relajar y aliviar), las piedras volcánicas y la fisioterapia, para quienes tienen problemas específicos como el síndrome del túnel del carpo o dolores de espalda.

BAÑO DE SOL Esta puede ser una buena terapia para relajarse. “Empieza con una exfoliación con cristales de sábila y una mascarilla de lodo en todo el cuerpo, seguida de chocolaterapia, mascarilla de frutas facial, masaje de relajación y jacuzzi”, afirma Rose Emily Guarín.

Los vanidosos pueden añadirle al plan de relajación un tratamiento de moldeo corporal, en el cual a través de masajes se estimula el sistema linfático y el drenaje de grasa. Basta con entre 10 y 15 sesiones para ver los resultados (funciona mucho más rápido que en las mujeres, a quienes se les encapsula la grasa, según las expertas.). Y de paso, se puede aprovechar para realizarse una limpieza facial, que no sobra. Cuesta 80 mil pesos.

FUERA DE LA CIUDAD Para los que prefieren escaparse un fin de semana, también hay alternativas fuera de la ciudad que ofrecen todas las comodidades.

Hugo Morales, administrador del Hotel Spa El Refugio, ubicado a 80 km de Bogotá, (en Sasaima, Cundinamarca), sostiene que allí se pueden realizar un buen número de actividades relacionadas con el descanso como masajes y tratamientos faciales relajantes, exfoliaciones, sauna, jacuzzi, baño turco, además de practicar deportes como bolos y tenis, nadar o realizar caminatas por el río. Todo acompañado de comida sana, hacer agradables caminatas al río, y por supuesto disfrutar de una alimentación sana.

Sin duda, el plan de ir a un spa es uno de los mejores si se trata de relajarse. Que un hombre se preocupe por su apariencia física es una situación normal, y para la mayoría nunca está de más ganar un aspecto juvenil y más energía.

CIRUGÍAS. Ir al cirujano plástico antes era un episodio de esconder por parte de los hombres. Pero hoy las cirugías masculinas abarcan el 30 por ciento de las que se realizan en el país.

Aunque se trata de una cifra aproximada, porque en Colombia no existen estadísticas claras, en los últimos diez años los hombres han cambiado de actitud frente a los procedimientos estéticos y consultan más sobre las distintas alternativas: van a las cámaras de bronceo, se depilan, se limpian la piel y recurren a tratamientos contra el envejecimiento que antes eran exclusivamente femeninos.

Es más, en sus comienzos los spa no hacían diferencias de género. Desde la antigüedad, durante el siglo XVI, Belga de Spa en la provincia de lieja era mundialmente conocida por su fuente de energía y de plena salud, la que trascendió por las acciones terapéuticas de sus aguas ‘milagrosas’.

VANIDAD MASCULINA EN AUMENTO .

* Masaje con piedras calientes o volcánicas: consiste en la utilización de piedras calientes y frías para masajes profundos. Combina a través de una técnica moderna conocimientos milenarios de geoterapia, termoterapia y masoterapia consiguiendo gracias a la sinergia producir reacciones fisiológicas y orgánicas de relajación.

Según Luisa Aya, este masaje sirve para recuperar la energía. Dura una hora.

* Bambuterapia: masaje realizado con cañas de bambú de diferentes diámetros que permiten calibrar la presión. Brinda armonía no solo en la parte física sino mental. Tonifica la piel, mejora los tendones y las articulaciones y reduce la tensión muscular.

* Baño de luna (mujer), baño de sol (hombre) eclipse (para pareja). Son tres horas de verdadero descanso y placer, que empieza por una exfoliación con gránulos de café,mascarilla energizante y masaje corporal californiano con aceites aromatizantes, exfoliación facial, hidratación, mascarilla y termina sumergido en el jacuzzi con sales minerales del mar muerto. Incluye vino y fruta.

* Body day: reúne exfoliación, masaje corporal , mascarilla con lodos cromáticos, turco y jacuzzi.

* Día dulce: incluye exfoliacion con gránulos de café, masaje con chocolate, limpieza facial profunda más hidratación de colágeno, mascarilla y masaje facial, turco con aroma a eucalipto. Finaliza con el jacuzzi con burbujas de chocolate o sales minerales del mar muerto. Incluye vino, frutas y queso.