Archivo

Historia cercana

14 de junio 2007 , 12:00 a.m.

En materia de medidas económicas, la historia cercana puede traernos enseñanzas para el presente. Desde la segunda mitad del siglo XX Colombia experimentó una transformación que ha sido llamada por varios historiadores como cambio estructural.

La agricultura perdió peso en la economía colombiana entre 1950 y 1975, y sectores como el manufacturero y el de servicios ganaron importancia en el Producto Interno Bruto. Sin embargo, este cambio se desaceleró luego de 1975, con un estancamiento en las tasas de crecimiento de los sectores industriales y una creciente participación de la mano de obra en el sector servicios. La ausencia marcada de fuerzas competitivas en el mercado interno y una limitada orientación de la oferta hacia los mercados externos fueron factores que explicaron los bajos grados de competitividad y dinamismo de la industria nacional. En consecuencia, se decidió reorientar la política económica hacia un proceso de apertura unilateral, iniciado formalmente bajo la administración Barco.

Hasta 1990, el objetivo de la política comercial fue la racionalización de la estructura de la protección y de los incentivos ofrecidos a las exportaciones no tradicionales. Estos objetivos cambiaron para permitir una mayor competencia de los sectores industriales y la promoción del comercio exterior como motor de desarrollo. Con el proceso de apertura se racionalizaron los tipos arancelarios, se disminuyeron los controles a las exportaciones, se eliminaron los recargos a las importaciones y se facilitaron los trámites de importación.

Uno de los objetivos de la apertura era aumentar el grado de exposición de la producción colombiana a la competencia internacional para poder, de este modo, redundar en aumentos significativos de la productividad y en mayores estímulos a la inversión en tecnología. No obstante, la productividad del capital no aumentó sino que disminuyó en los años noventa.

El comercio de bienes y servicios de la economía como porcentaje del PIB creció al pasar de 30 por ciento en 1970 a 37 por ciento en 1998. Las importaciones se incrementaron de 16 por ciento en 1990 a 19 por ciento del PIB en 1998, mientras que las exportaciones se redujeron de 20 por ciento a 14 por ciento, respectivamente. Esta tendencia de la economía colombiana está estrechamente vinculada con un déficit en cuenta corriente difícilmente sostenible aún en tiempos normales. El deterioro exportador se encontraba relacionado con la revaluación de este período, que propició grandes entradas de capital. De este modo, se evolucionó hacia una mayor vulnerabilidad frente a las crisis financieras, lo cual se evidenció especialmente durante la crisis de 1998.

En la actualidad la economía colombiana se ha orientado hacia el fortalecimiento de la apertura comercial. Durante los últimos años la balanza comercial ha sido positiva y solamente a partir del 2006 se observan signos de deterioro.

Las relaciones comerciales con América Latina muestran un comportamiento variopinto: la balanza con los países de Mercosur y con México es negativa mientras con la CAN, Centroamérica y Venezuela es positiva. Con los Estados Unidos se empieza a deteriorar la tendencia positiva de la balanza comercial y los resultados del TLC en el corto plazo conducirían, según los diferentes análisis, a un incremento mayor de las importaciones frente a las exportaciones, lo que implicaría un déficit creciente en la balanza de cuenta corriente.

Este deterioro nos acercaría a situaciones como las de 1998, sobre todo en el caso en que se confirme una caída en los precios de las exportaciones de materias primas y productos agrícolas y se sigan sintiendo los efectos de la revaluación. Las cuentas externas y la balanza de pagos dependerían del mantenimiento de los flujos de inversión extranjera directa (largo y corto plazo), de las remesas de los trabajadores y de las privatizaciones.

La pregunta es entonces ¿se mantendrán esos flujos de capitales? ¿Cuando se detengan, el sector exportador real podrá responder por las obligaciones en materia de importaciones y por el servicio de la deuda? .

Germán Umaña Mendoza Profesor Universidad Nacional .

En la actualidad la economía colombiana se ha orientado hacia el fortalecimiento de la apertura comercial”.