Archivo

Unicamente inglés

14 de junio 2007 , 12:00 a.m.

Creíamos que la Ley general de educación de 1994, respaldaba la diversidad lingüística. Por eso nos preocupa que ahora el Ministerio de Educación sólo reconozca, en las Pruebas de Estado, al inglés como fuente de bilingüismo.

La propia conciencia de vivir en un país donde coexisten diversas comunidades que emplean lenguas distintas al español; el ser testigos de la lucha adelantada por diferentes pueblos en el mundo entero por preservar sus lenguas; el constatar que en los esfuerzos por crear la Unión Europea muchas voces se hayan unido para reclamar la legitimidad de todos y cada uno de los idiomas que allí se hablan, por encima de cualquier intento de homogenización lingüística o cultural; y los aportes de las modernas disciplinas del lenguaje que explican cómo toda lengua es igual de valiosa a cualquier otra, son, entre otros, elementos que nos llevan a reflexionar y a cuestionar la postura del Ministerio.

Que el Icfes continuara evaluando en las pruebas de Estado el desempeño de los estudiantes en el uso del francés y el alemán, alentaba la esperanza de que el proyecto ‘Colombia Bilingüe’ del Ministerio, en algún momento ampliaría su horizonte para cobijar en sus planes y evaluaciones otras lenguas que forman parte del rico acervo cultural de la humanidad.

Sin embargo, hemos recibido recientemente una comunicación del Icfes donde se informa a los colegios que el Consejo Directivo del Instituto ha tomado la decisión de retirar, a partir de este año, las pruebas de alemán y de francés del Examen de Estado. Para explicar esta disposición se señalan dos razones fundamentales: a) el bajo porcentaje de alumnos que optan por presentar las pruebas en estos idiomas, y b) el propósito de fomentar la enseñanza del inglés dentro del marco del proyecto ‘Colombia Bilingüe’ del Ministerio de Educación.

No consideramos que los porcentajes, por bajos que sean, constituyan un criterio válido para eliminar una prueba que pretende medir la suficiencia en el empleo de unas lenguas que, como el francés y el alemán, continúan teniendo una importante representatividad internacional, tanto en los ámbitos académicos, como laborales y económicos. ¿No será que esos porcentajes son más el reflejo de una política que ha sobredimensionado la importancia del inglés, que el resultado de un real desinterés de los estudiantes por otras lenguas y culturas? Las lenguas no solo sirven para conseguir empleos. Sirven, además, para entender y descubrir mundos distintos, culturas diferentes. Sin compulsiones, sin hegemonías que nublen o hagan desaparecer otras miradas, otras formas de nombrar el mundo. Aunque suene utópico, en eso debemos trabajar en la escuela: en despegar a nuestros estudiantes de la lectura de una sola partitura.

¿Por qué no pensar en un proyecto diferente al de una Colombia bilingüe?; ¿por qué no pensar en un proyecto de Colombia plurilingüe y pluricultural? ¿Acaso nuestro país no es así ya? ¿Acaso una de las lecciones más importantes para aprender en un mundo globalizado, no es el respeto por todas las culturas y lenguas que configuran el rico tesoro de aquello que constituye lo verdaderamente humano? .

Juan Carlos Bayona Vargas Rector, Gimnasio Moderno .

Las lenguas no solo sirven para conseguir empleos. Sirven, además, para entender y descubrir mundos distintos, culturas diferentes”.