Archivo

En Egipto, el gobierno español ayudó a financiar la elección y ‘coronación’ de Miss vaca 2007

14 de junio 2007 , 12:00 a.m.

Suhag (Egipto). Bien podría llamarse ‘Miss Vaca egipcia 2007’ el concurso que ha escogido al mejor rumiante inseminado artificialmente del año y que ha sido financiado por la cooperación española en el sur de Egipto.

La complexión ósea, el tamaño y la buena formación de sus ubres, son cruciales para que la vaca se cuelgue la medalla que la acredite como el ejemplar del año.

Por eso la Agencia Española de Cooperación Internacional (Aeci) está destinando sus recursos económicos a un proyecto de mejora de la calidad genética del ganado vacuno que pretende convertir a la huesuda especie local, gracias al cruce con la remota raza alpina, en ejemplares lozanos que den carne de calidad y leche en abundancia.

En la ciudad de Suhag y bajo un calor abrasador, los ganaderos pasearon orgullosos al lado de la mejor de sus vacas con la esperanza de conseguir la preciada distinción.

Lo que más valoró el jurado fue la pureza de la raza, el tamaño y fortaleza de los huesos y una complexión que facilite el momento del parto. Pero uno de los elementos clave fueron las ubres.

Para llevarse la máxima puntuación es importante tener un “sistema mamario grande, bien sujeto al vientre, que no esté caído y que no se balancee”, asegura una de los jurados. EFE