Archivo

Recorte a Plan Colombia tocaría hasta la gasolina de los aviones de fumigación

A más de un año de que se haga efectivo el anunciado recorte a los fondos que entrega E.U. para el Plan Colombia, el Gobierno empieza a moverse para tratar de minimizar los ‘efectos colaterales’.

14 de junio 2007 , 12:00 a.m.

Con las propias cifras de E.U. jugando en contra –según la CIA, la coca en el país en el 2006 era prácticamente la misma que había cuando arrancó el Plan, a pesar de que desde el 2000 se han asperjado unas 700 mil hectáreas– lo que se busca es plantear en la mayor cantidad de escenarios la necesidad de mantener el apoyo a la fumigación y la lucha contra los grupos ilegales.

La preocupación por el tema fue evidente en la reunión que tuvo el viceministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, con Stephen Johnson, subsecretario asistente de Defensa para Asuntos del Hemisferio Occidental de E.U., el pasado fin de semana en Washington, a la que también asistió el comandante de la Brigada Antinarcóticos del Ejército.

Al respecto, un vocero de la Embajada de E.U. en Colombia respondió que aún no hay decisiones tomadas. En principio, la ayuda sería recortada en un 10 por ciento, de 586 millones de dólares que pidió el Gobierno Bush a 530 millones. El punto es que la orientación del Plan también cambiaría, pues los programas sociales tendrían un mayor peso frente a los militares. En el escenario más complejo –menos fondos y que no se pueda tapar el faltante con otros recursos– fuentes castrenses advierten que los recortes en plata para fumigación e interdicción redundarían en una producción de 110 toneladas más de coca al año.

Por ejemplo, la Policía tendría un recorte de 60 millones de dólares que golpearía la adquisición de glifosato para la aspersión, gasolina para el tanqueo de los aviones y el pago de los pilotos privados.

En el caso del Ejército, la Brigada de Aviación tendría un recorte de 50 millones de dólares, lo que disminuiría 10 por ciento la capacidad operacional. Por último, la Brigada contra el Narcotráfico dejaría de recibir 700 mil dólares, que se destinan a apoyos logísticos y mantenimiento.

La otra cara de la moneda será el refuerzo de los fondos de los programas sociales y humanitarios, que contarían con casi 100 millones de dólares más.

50 millones de dólares le quitarían a la Aviación del Ejército: afectaría capaci- tación de tripulaciones y formación de pilotos.

700 mil dólares le recortarían a la Brigada contra el Narcotráfico: incidiría en los apoyos logísticos.

60 millones de dólares le restarían a Antinarcóticos de la Policía: habría menos glifosato, gasolina y dinero para el pago a pilotos.

3 bases móviles de fumigación hay actualmente. Una cuarta quedaría en veremos.