Archivo

Crece la fiebre de la nostalgia

El 2007 es definitivamente el año de los retornos en el campo de la música. Aunque esta noticia ha sido recurrente en las últimas décadas, pocas veces tantas superestrellas de la música habían aceptado dejar de lado desaveniencias o salir de su retiro para reunirse con viejos compañeros de viaje musical.

14 de junio 2007 , 12:00 a.m.

Lo hizo Police, después de casi un cuarto de siglo, y esta semana se les unió Genesis, casi 15 años después de su separación.

La fiebre ha crecido y alcanzó también el lado latino donde ya anunciaron su retorno Los Ronaldos, Los Toreros Muertos y el mítico grupo Nacha Pop.

Sin embargo, para el rock latinoamericano la noticia es la reunión de Soda Stereo, quizás el grupo más importante de esta parte del mundo.

El 24 de noviembre en Bogotá Dejó de ser un rumor: Soda Stereo vuelve. Ya hay foto oficial del grupo, con canas y todo; también, fechas de conciertos. Lo bueno –y lo más importante– es que ya tienen una para su presentación en Bogotá. Será el 24 de noviembre, en un escenario por definir. Con esto, el grupo argentino salda, de una vez por todas, su deuda de 10 años con el público colombiano, que siempre le reprochó el hecho de no incluir a nuestro país en su gira de despedida. La mala noticia es que el grupo no tiene entre sus planes la grabación de un nuevo disco.

Genesis solo tocó sus clásicos Pese a sus cabellos grises y a algunas arrugas, Phil Collins, Tony Banks y Mike Rutherford resucitaron el grupo Genesis en un concierto en Helsinki (Finlandia) tras quince años de ausencia, iniciando así una gran gira mundial. A los 56 años, Collins, en el canto y la batería, Banks en el teclado y Rutherford en la guitarra y el bajo reanimaron la llama de uno de los grupos más populares de los años 1970-80, con 150 millones de discos vendidos en el mundo.

Instalados en un escenario en forma de diadema en el Estadio Olímpico de Helsinki interpretaron sus grandes éxitos. Tras comenzar con ‘Behind the lines’ terminaron dos horas y media más tarde con ‘Invisible touch’. Pese a la promesa hecha por Collins, de ofrecer material nuevo, el grupo mantuvo su repertorio tradicional.

McCartney en la intimidad Paul McCartney convirtió la sala Electric Ballroom, de Londres, en una reunión de amigos, donde unas mil personas se dejaron contagiar por las melodías de su nuevo disco, ‘Memory Almost Full’, y revivieron la nostalgia de The Beatles en su concierto más íntimo de los últimos años.

Habituado a cantar ante miles de personas, McCartney sorprendió con un concierto mantenido en secreto en una pequeña sala del barrio de Camden. “Ha pasado un tiempo desde la última vez que hice un concierto como este”, dijo sonriendo