Archivo

Donar es dar vida a quien lucha por ella

El 29 de diciembre de 2005 le diagnosticaron cáncer. Daniel recibió la noticia con sorpresa y su primera pregunta fue: ¿tiene cura? Tenía 10 años de edad y una aparente obstrucción intestinal, que comenzó a manifestarse desde los 4 años, terminó convertida en un tumor canceroso.

13 de junio 2007 , 12:00 a.m.

A partir de entonces empezó el tratamiento y en enero de 2006 inició quimioterapia.

Debido al deterioro de su salud, fue internado en una unidad de cuidados intensivos. Tenía falla renal severa que requirió seis hemodiálisis para las cuales se necesitaron 20 donantes.

“Acudieron más de 25 personas. Mi hijo comenzó a mejorar, pero luego volvió a complicarse”, afirma Claudia Herrera, madre de Daniel.

Los primeros 143 días del 2006 estuvo hospitalizado. En este lapso, el niño siempre mantuvo su espíritu de lucha y cada uno de los momentos de su enfermedad quedó plasmado en fotografías. Hoy, su cáncer esta controlado. “Para un niño con anemia, leucemia o cáncer, la transfusión de sangre o de sus componentes significa estar vivo”, afirma Mauricio Beltrán, coordinador nacional de bancos de sangre del Instituto Nacional de Salud (INS).

En Colombia, se estima que entre 15.000 y 30.000 niños necesitan sangre donada. Las enfermedades que requieren con mayor frecuencia transfusión sanguínea son la leucemia y otros tipos de cáncer.

Actualmente, indica Marco Antonio Páez, director del banco nacional de sangre de la Cruz Roja, los hospitales pediátricos requieren especialmente plaquetas. “Un niño con leucemia puede necesitar transfusiones de 24 unidades de plaquetas (células necesarias para la coagulación) al día, que significaría igual número de donantes”.

Mientras un glóbulo rojo tiene una vida útil de 42 días, las plaquetas sólo duran cinco.

Un procedimiento conocido como aféresis permite que una persona done únicamente plaquetas: le extraen por ciclos un volumen de sangre del cual se retira exclusivamente este componente y el resto se le devuelve al donante.

Con esta técnica se obtienen 12 unidades de plaquetas de un solo individuo.

Sin embargo, su uso es limitado por el alto costo del procedimiento.

“Una persona puede donar cada tres (si es hombre) o cuatro meses (si es mujer) sin problema alguno”, afirma Páez.

Según Mauricio Beltrán, el año pasado donaron alrededor de 550.000 personas.

Anualmente, dice, se necesitarían cerca de 900.000 unidades de sangre. .

DANIEL DA SU TESTIMONIO POR COLOMBIA Este año, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) decidió que los niños con cáncer debían llevar, con su testimonio, el mensaje de agradecimiento a todas aquellas personas que donan su sangre de manera voluntaria, con ocasión del Día Mundial del donante de sangre que se celebra mañana 14 de junio.

Según Marcela García, asesora regional en calidad para los servicios de sangre de la OPS, se hizo una convocatoria en varios países para escoger a los pequeños que serían portavoces de tal propósito. Daniel García, de Medellín (foto), fue escogido, al igual que cuatro niñas provenientes de Estados Unidos, Surinam, Bahamas y Guatemala.

“Donar de forma recurrente garantiza que haya sangre segura, oportuna y en cantidades suficientes para todo aquel que la necesita”, señala Marcela