Archivo

Chocó mira hacia Venezuela

Después de haber incumplido por tercera oportunidad el acuerdo de reestructuración de pasivos en el que entró Chocó en noviembre de 2001 y de haber adquirido nuevos compromisos, se prevé que entre hoy y mañana se anunciará la terminación del mismo.

13 de junio 2007 , 12:00 a.m.

Para las autoridades chocoanas, eso sería declarar la inviabilidad financiera del departamento, pues los acreedores demandarían y no habría con qué pagar.

Ante esto, y después de reuniones el fin de semana entre el Gobernador, los 31 alcaldes, diputados y concejales para buscar salidas a la problemática, el secretario de Hacienda, Roger Pastror Mosquera, manifestó que están dispuestos, incluso, a acudir a Venezuela para buscar una solución a su crisis financiera.

Entre tanto, el Ministerio de Hacienda explicó, una a una, las razones por las cuales se terminaría el acuerdo de reestructuración de pasivos, entre otras cosas porque hasta el momento no se ha recibido una nueva propuesta para el pago de las nuevas acreencias que adquirió el Chocó después de la última renegociación en el 2005.

Luego de esa modificación del acuerdo se encontraron nuevos compromisos: pasivos con el sector educativo que suman ahora, y según la Gobernación, 45.495 millones de pesos; aumento de los gastos de funcionamiento por encima de los ingresos, que para el 2006 aumentaron el déficit en 10.000 millones de pesos; deudas con Dasalud por 9.000 millones de pesos, y con otras administradoras del Sistema de Seguridad Social como Bbva Horizonte por 111 millones de pesos y con Porvenir por 98 millones, entre otras.

Por lo anterior, el Ministerio de Hacienda como promotor del acuerdo, convocó para hoy y mañana, a una reunión para informar a los acreedores el incumplimiento. Como algunos acreedores ya han solicitado la terminación del acuerdo, se prevé su finalización.

Las autoridades chocoanas han dicho que han hecho los ajustes del caso, tanto en nómina como en gastos.

Además, dicen que han sido embargados por sus acreedores, lo que ha sumado 31.000 millones de pesos, castigos que han recaído sobre los dineros que del Sistema General de Participaciones se destinan a la educación.