Archivo

‘Falta más responsabilidad social de los empresarios’

Elvira Forero Hernández DIRECTORA DEL INSTITUTO DE BIENESTAR FAMILIAR Hace ocho meses, Elvira Forero Hernández llegó a la dirección del Instituto de Bienestar Familiar y, al mes exacto de posesionarse, se sanción la Ley de Infancia, que permitió actualizar el Código del Menor, vigente desde 1989, y cuyo principal objetivo es velar por los derechos de los 16 millones de menores de edad que hay en el país.

11 de junio 2007 , 12:00 a.m.

Con el presupuesto que recibe principalmente del pago de los impuestos parafiscales que pagan las empresas, atiende directamente a 1’300.000 niños entre 0 y 4 años de edad, en lo que invierten 900 mil millones de pesos, “casi la mitad del presupuesto”, dice Forero. Sin embargo, los pequeños que requieren de su atención pasan los dos millones.

¿Qué compromiso les cabe a los empresarios dentro de este nuevo orden que da la Ley de Infancia? Primero, deben conocerla y no solo como empresarios, también como ciudadanos y miembros de una familia. Segundo, deben cumplir con sus deberes parafiscales.

¿Todavía es muy alta la evasión? El recaudo ha mejorado en un 20 por ciento con el sistema Pila, que ayuda a evitar al evasión. De hecho, el 70 por ciento del recaudo del Instituto proviene del Pila. Lo que nos afecta es la informalidad. Si se calcula que es de un 40 o 50 por ciento, estamos dejando de recibir ese porcentaje de aportantes para financiar la misma familia, por otro lado.

¿El que no aporta en todo caso se beneficia? Quien no tiene un empleo formal no tiene servicios de salud y su familia no recibe atención. Por la situación de rebusque de los padres, los niños quedan abandonados o sufren maltrato. Estos niños tarde o temprano llegan al Bienestar. Estudios han demostrado la protección cuesta 12 dólares más que la prevención.

¿Cómo aprovechar el auge de la responsabilidad social de las empresas para el bienestar de los niños? Dentro de ese concepto, las empresas pueden desarrollar programas que impacten el espacio o la comunidad de su área de influencia. Pueden construir parques, apoyar la construcción o ampliación de centros educativos para ampliar cupos en educación, así mismo apoyar comedores estudiantiles.

Es importante que trabajen conjuntamente con las Juntas de Acción Comunal, (JAC) con las familias del sector, para lograr un mejor impacto. También pueden ser veedores de los recursos del Bienestar y su buen manejo.

¿Cómo evitar que se dupliquen esfuerzos y recursos? Está bien que las empresas trabajen con el Estado, que hagan alianzas, pero se cuentan con los dedos de la mano las que llegan a tocar las puertas del Instituto para trabajar conjuntamente, pero tampoco es necesario hacerlo.

Pueden unirse con las JAC, con otras empresas del sector o del área para desarrollar planes conjuntos, es importante que tengan iniciativas propias.

Estos esfuerzos hay es que multiplicarlos y todavía falta más responsabilidad social por parte de las empresas.

¿Cómo va el tema del trabajo infantil y qué herramientas les da la Ley de Infancia? Para empezar, la edad mínima para que los menores puedan trabajar pasó de 12 a 15 años. Las empresas en general son muy conscientes. El problema se centra en el sector informal y en las minas; lo tenemos focalizado pero no es fácil porque hay una barrera, que es la necesidad del ingreso y sus padres ven en el niño otro persona que puede aportar. Se necesita crear alternativas en esos sectores para que los niños puedan estudiar tranquilamente y no tengan que dejar la escuela por irse a trabajar. .

"Queremos montar con el Sena un mecanismo conjunto para el control de cartera”.

"Los empresarios también deben ser sensibles al tema de infancia como ciudadanos y padres”.

PERFIL Elvira Forero Hernández es administradora de empresas de la Universidad de los Andes, con especialización en legislación financiera y maestría en gestión pública. Entre los cargos que ha desempeñado se destaca la gerencia general del Fondo Financiero de Proyectos de Desarrollo (Fonade), cargo que ocupaba antes de asumir la dirección del Bienestar Familiar. Ha ejercido como Secretaria General de la Federación Nacional de Departamentos y como asesora externa del entonces Ministerio de Trabajo y Seguridad Social