Archivo

El nuevo Sena

No hay duda de que los modelos de la educación en todo el mundo han cambiado gracias a Internet. La posibilidad para que los educandos puedan estudiar a su propio ritmo y con contenidos interactivos tiene un gran valor y transforma los paradigmas establecidos en la educación tradicional.

11 de junio 2007 , 12:00 a.m.

Eso parece haberlo entendido bastante bien el Sena, entidad que brinda recursos educativos a muchísimos colombianos. Y lo acogió tan bien, que bajo la dirección de Darío Montoya ha lanzado programas de entrenamientos en-línea que han tenido un éxito inesperado. Eso explica que el año pasado se matricularan 470.000 colombianos y en lo que va corrido de este año casi 531.000.

Cifras que reflejan la importancia de los nuevos modelos de educación en línea ofrecidos por la institución. También se ha logrado que muchos de los contenidos sean desarrollados por sus estudiantes y que el foco se haya convertido realmente en el cumplimiento de su misión, que es capacitar. Para esto, el Sena ha tercerizado muchas de las funciones que no agregaban ningún valor, como el de administrar servidores, redes, etc. Esto se logró a pesar de la fuerte oposición de los abogados, que no entienden bien que los cambios en el mundo moderno obligan muchas veces a ver las cosas de otro modo.

Estos cambios en la educación, entrenamiento o capacitación, hacen que el profesor los deba entender muy bien y aceptar que no es lo mismo usar tablero, tiza y borrador frente en un aula atiborrada con estudiantes que un software como Blackboard, que es el que usa el Sena, con un alumno sentado a distancia frente a un computador. Es que hasta los criterios de calificación cambian porque la participación en los foros interactivos adquiere un gran valor mientras que la nota en un examen ya no tanto.

Muchas universidades ofrecen carreras y postgrados en-línea y estas ofertas aumentan todos los días, lo que hará en un futuro no muy lejano que un estudiante tenga que asistir a un aula pocas veces en el semestre y solo para ahondar en el tema o resolver dudas. El profesor pasa a ser un facilitador en el proceso de aprendizaje y a que el alumno asuma una gran responsabilidad en este proceso.

La educación continuada en-línea se debe convertir en un elemento esencial del conocimiento. No hay excusas, y el que se quiera actualizar lo puede hacer cuando quiera. El reto, pues, es la masificación de Internet y de las conexiones de banda ancha, o mejor, de mínimo 2 megabits por segundo. Es lo que falta para una buena oferta de e-learning con contenidos muy valiosos.

guisan@eltiempo.com.co