Archivo

Vacaciones: ¿una buena época para ir a estudiar? La demanda y oferta de cursos de vacaciones aumenta. Antes más universitarios los tomaban para recuperar materias, hoy lo hacen para adelantarse. Graduarse más rápido es la meta

09 de junio 2007 , 12:00 a.m.

Con la disculpa de ‘nivelarse’ en el semestre, hace algunos años más de un estudiante le decía a sus padres que no quería salir a vacaciones para adelantar una materia, cuando en realidad se debía a que tenía que repetirla porque la había perdido. Hoy las cosas son distintas: si bien un grupo de alumnos lo sigue haciendo por la misma razón, cada vez son más los que ven en los cursos libres una oportunidad, o bien de graduarse más rápido o de aprender sobre temas que son de su interés, aunque tengan poco que ver con sus carreras. Cómo será que ahora no importa si se es estudiante de una u otra universidad.

Luisa Zárate, directora de educación continua de la Universidad de la Sabana, sostiene que en esa institución empezaron con los cursos de vacaciones hace cinco años, en llave con todas las facultades, sobre todo dirigidos a estudiantes que habían perdido materias, pero hoy precisamente por su flexibilidad, permiten adelantar asignaturas dentro del plan de estudios. “En los de diciembre del año pasado se matricularon 4.000 alumnos internos y 3.000 externos: estudiantes de la Javeriana, Los Andes y el Cesa, a quienes estos estudios les son homologados”, sostiene.

Pero también, según ella, están los que quieren formarse en alguna competencia, por ejemplo, quienes toman un taller de redacción para no periodistas o cursos de administración, matemáticas o fundamentos jurídicos para la gerencia, algunos de los más solicitados. “La ventaja es que esta capacitación se ofrece tanto a la comunidad universitaria como a cualquier persona que quiera aprender”, agrega.

LOS MÁS PEDIDOS Actualmente, la universidad tiene 1.592 personas matriculadas estas vacaciones en áreas de la Escuela Internacional de Ciencias Económicas, 102 en informática, 132 en comunicación social, en cursos de convergencia multimedial, cine y literatura, historia mundial y manejo de voz. En lenguas, que incluye inglés y francés, hay 237 alumnos.

En el campo del derecho, los cursos más solicitados son los que enseñan sobre contratos, derecho y economía, romano y títulos valores.

Igualmente pedidos son los que tienen que ver con matemáticas, como cálculo aplicado, finanzas empresariales y corporativas y, por otro lado, gestión de talento humano.

Según Andrés Barbato, secretario de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Javeriana, la oferta en cursos de vacaciones ha aumentado al interior de buena parte de los planteles. Solo allí hay 200 alternativas para escoger.

Por su parte José Fernando Murillo, director de la Oficina de Admisiones y Registro de la Javeriana, añade que los cursos de libre escogencia siempre han sido una buena opción para quienes pierden alguna asignatura y no quieren quedarse en el semestre, con la ventaja de que se pueden tomar en otras universidades y homologar los créditos, dado el caso de que en la otra institución no esté programada.

Sin embargo, Barbato sostiene que las vacaciones son indicadas para descansar. “Es un período muy corto de cinco semanas, es decir entre 7 y 12 clases,para ver lo que normalmente se estudiaría en 18 . Implica un ritmo muy intenso”.

mil pesos en promedio cuesta un curso en el área cultural o deportiva, pero si se trata de adelantar materias, el valor está entre 210 mil pesos y 650 mil. Depende del número de créditos.

60 .

De acuerdo con la Encuesta de Calidad, realizada el año pasdo por la Universidad de La Sabana, se realizan más cursos libres en las facultades de comunicación social, derecho, ingeniería, psicología, administración y medicina.

Igualmente se encontró que en el 2006, el 1 por ciento de los alumnos los tomó en vacaciones para poder hacer sus prácticas en el exterior; otro 1 por ciento como requisito de la facultad; 20 por ciento porque perdió la asignatura, y 77 por ciento para adelantar materias.

Y es que son cada vez más los alumnos que quieren agilizar su profesión, según Luisa Fernanda Zárate, y se ahorran un semestre completo en tiempo.

También resultan una buena opción para no retrasarse en el plan de estudios cuando se tienen que ver lenguas extranjeras.

Otro es el caso de los que quieren tomar cursos en áreas culturales y deportivas, como una forma de entretenimiento para las vacaciones y de desarrollar habilidades. Normalmente se programan de música, manualidades, pintura, fútbol, tenis y áreas no ligadas al plan universitario.