Archivo

Candidatos, ausentes

No es raro que en medio del agitado debate por el tema de la educación pública a consecuencia del paro nacional de maestros y estudiantes, los partidos políticos hayan decidido, en época electoral, apostarle a la juventud, un tema taquillero a la hora de atraer nuevos votantes. Pero lo cierto es que la ausencia de los candidatos en el debate sobre las transferencias y el Plan Nacional de Desarrollo muestra que, al contrario de las promesas, su posición en los temas educativos raya en el desinterés y la ignorancia.

09 de junio 2007 , 12:00 a.m.

Dirigentes de los partidos se comprometieron con nosotros dos veces.

Representantes de la bancada uribista firmaron el Acuerdo Nacional por la Educación, y 14 movimientos y partidos, el Pacto Nacional por la Juventud para incluir, sin importar quién gane las elecciones, la inversión en quienes tenemos entre 14 y 26 años en los próximos planes de desarrollo municipales y departamentales.

Por esa misma razón, sorprende su silencio frente a este tema. La total desconexión de los próximos gobernantes se evidencia en que ha sido un Movimiento Estudiantil fortalecido y los sindicatos de maestros quienes se han vuelto los escuderos de la educación pública en las regiones.

Más que firmar un pacto, los jóvenes esperamos tener candidatos despiertos.

¿Alguno de ellos ha estudiado, por ejemplo, cuánto dinero dejaría de percibir su departamento a causa del cambio de las transferencias? ¿Cómo afectaría esta situación a la educación pública? ¿O alcanzan a medir el impacto de que sus universidades asuman la crisis pensional? No servirá de nada el pacto si los candidatos lo dejan como un acto publicitario. Si no se interesan, ni se pronuncian. No hacerlo ahora y esperar a ver cómo sortean cuando asuman sus cargos es haber perdido la oportunidad de, como lo señaló el editorial de EL TIEMPO, construir entre todos un modelo de crecimiento del sector educativo que responda menos a las preocupaciones del ayer y más a las realidades de hoy.

En las pasadas elecciones a alcaldes y gobernadores, cerca de 3 millones de personas menores de 26 años acudieron a las urnas. Conquistar ese potencial electoral será seguramente la tarea de más de un político, pero aún falta mucho para que con argumentos serios logren convencernos de que pactaron con nosotros.

* Proyecto de comunicación para jóvenes de la Dirección de Responsabilidad Social de El TIEMPO, la Fundación Rafael Pombo y Plan Internacional.