Archivo

Y el ogro nos echó el cuento... al suelo

“…Y vivieron felices…” hasta que un feo pero divertido ogro verde cambió para siempre el panorama de los cuentos de hadas, por lo menos en cuanto al cine se refiere. Desde la primera entrega de Shrek, sus realizadores se dedicaron a echar por tierra todos los viejos paradigmas de estas historias.

08 de junio 2007 , 12:00 a.m.

El bueno no fue nunca más el príncipe bien plantado y adinerado, sino el monstruo de turno, y la indefensa damisela resurgió como una sensual experta en artes marciales. Y todo esto sin contar con la crítica política, social y contra la farándula mundial, de la que echaron mano los genios de Hollywood.

Después del éxito de la fórmula, por partida doble, con las dos primeras entregas de Shrek (con 700 millones de dólares recaudados solo en los Estados Unidos), no les quedaba otro camino que repetirla. Por eso, llega hoy a las salas colombianas Shrek tercero, precedida de la fama de las dos anteriores y con más de 120 millones de dólares en taquilla apenas en su primer fin de semana en E.U.

El fenómeno de Shrek merece estudio aparte, como lo plantea el periodista James Poniewosik, de la revista Time: “Shrek no reinventó los cuentos de hadas, los capturó, los revalorizó y los volvió una tendencia de largo alcance”.

En su artículo, publicado en la edición de mayo pasado, que lleva por título ¿El fin de los cuentos de hadas?, asegura: “Así es el nuevo panorama de estas historias, parodiadas, ironizadas, super ficcionadas y políticamente ajustadas a la cultura pop sobresaturada”.

No obstante, la cosa podría sonar exagerada, y Shrek, al contrario, bien podría convertirse en el adalid de los cuentos de hadas. Así lo afirma el crítico de cine Mauricio Laurens: “Lo que pasa es que desde esta película, el género empezó a tratarse de una forma más madura, adulta, pero todavía sujeto a los tradicionales modelos de Disney, de las fantasías heroicas de la Edad Media. Es, más bien, una parodia que se hace con conocimiento de causa y en la que se satiriza y se monta una farsa alrededor de este género literario”.

Para Laurens, la clave de esta saga está en haberle dado un giro de 180 grados a la historia habitual, con un humor en el que se subvierten los estereotipos. “En cuanto a su crítica frentera –agrega–, se contextualiza el cuento de hadas, ubicado en el panorama político y social contemporáneo. De alguna forma, Shrek también entró en el mundo de la globalización”.

Al buscar explicaciones, el giro de estas historias con el ogro verde podría responder a la búsqueda de una mayor aceptación por parte de un público más amplio. Desde siempre, el cuento infantil, por naturaleza, “ha sido muchas veces leído como algo de menor trascendencia o calidad frente a la ‘gran literatura’”, dice la experta literaria Carla Masmun.

“En su origen, estos cuentos fueron relatos para adultos, y solo se convierten en literatura para niños después de haber sufrido una serie de adaptaciones y mutilaciones”, concluye Masmun.

OTRAS ANTI-HADAS ‘Roja Caperuza’ (Hookwinked!) Se vio en Colombia el año pasado. Era una mezcla entre la Caperucita Roja original y una tradicional serie de policías y ladrones gringa. Después de que el Lobo Feroz devora a la abuelita, un grupo de detectives animales busca al verdadero culpable del crimen.

‘Enchanted’ ('Hechizada') Se estrenará a finales de este año (no es animada). Cuenta la historia de una princesa que es desaparecida de su reino mágico por una malvada bruja (Susan Sarandon), que la envía al Nueva York actual, donde descubrirá que los cuentos de hadas no tienen final feliz.

‘Stardust’ También llega a la pantalla gigante este año y no es animada. Relata las aventuras de un campesino que ayuda a un hada expulsada de su reino por una temible hechicera (Michelle Pfeiffer).

‘Happily Never After’ Su estreno está previsto para el final del año. Retoma la clásica historia de Cenicienta, pero con una continuación, a cargo de la malvada madrastra.

Encuentre fragmentos en video y fotografías de la nueva película de DreamWorks Animation, ‘Shrek tercero’