Archivo

El juego comenzó 55 minutos más tarde de lo previsto Gracias, Cúcuta BOCA JUNIORS DERROTÓ 3-0 AL CÚCUTA DEPORTIVO Y LO ELIMINÓ DE LA LIBERTADORES La Copa se perdió en la niebla El clima definió el partido en ‘La Bombonera’ Boca Juniors hizo valer su experiencia copera ‘Rufay’ Zapata fue golpeado desde la tribuna A UN TOQUE La terna arbitral decidió parar el juego

08 de junio 2007 , 12:00 a.m.

El juego de vuelta de la semifinal de la Copa Libertadores entre Boca Juniors y Cúcuta Deportivo, que debía comenzar a las 5:15 p.m., hora colombiana, se pospuso una hora por efecto del fenómeno de la niebla, que desde muy temprano se posó sobre el área del barrio de La Boca, donde está ubicado el estadio ‘La Bombonera’.

“La brisa que llegó del Río de La Plata fue la principal causa para que este fenómeno se presentara”, dijo a los medio de comunicación Hólbert Olsen, del servicio meteorológico de la capital argentina.

El juez central, el uruguayo Roberto Silvera, acompañado por la autoridades de la Confederación Suramericana de Fútbol, salió 30 minutos antes de la hora oficial del juego y tomó la determinación de iniciar el encuentro a las 6:05 de la tarde. “No se ve mucho y habrá que esperar”, dijo el árbitro, quien a las 6:10 de la tarde pitó el inicio del encuentro, aún con cierta nubosidad, pero que no impedía el normal desarrollo de las acciones.

AP.

OPINIÓN JOSÉ ORLANDO ASCENCIO SUBEDITOR DE DEPORTES Lamentablemente para el Cúcuta Deportivo, su peor partido en la Copa Libertadores fue justamente el juego definitivo del torneo. Y esas flaquezas se suelen pagar muy caro. Pero más allá de lo flojo que fue el equipo colombiano anoche en 'La Bombonera', el mérito que tiene esta campaña es supremamente meritorio.

Al final, la ausencia de Blas Pérez terminó notándose demasiado. Lionard Pajoy no fue la solución en el ataque; primero, porque él mismo no supo resolver los ataques frente a la defensa de Boca, y segundo, porque el hombre encargado de surtirlo en el juego ofensivo, Macnelly Torres, no aguantó la presión y cuando tuvo la pelota, exageró en los lujos.

En cambio, el que se merece un aplauso enorme es el portero Róbinson Zapata.

Si el partido no se definió antes a favor de Boca, fue por él, porque superó todas las adversidades, porque demostró en 'La Bombonera' que tiene categoría para ser un arquero de renombre y porque por fin se quitó de encima el fantasma de Londrina.

Cúcuta tuvo jerarquía, pero este partido también lo ganó la camiseta de Boca, la trayectoria y experiencia de jugadores que saben cómo jugar la Copa Libertadores, que son expertos en vueltas olímpicas, que saben aplicar la experiencia que tuvieron en el fútbol europeo, más allá de que no hayan sido del todo exitosas. ¿Será casualidad que los tres goles los hayan marcado jugadores que ya habían sido campeones de la Copa, como Juan Román Riquelme, Martín Palermo y Sebastián Battaglia? A Cúcuta, muchas gracias por lo que hizo. Porque demostró que el fútbol colombiano no está muerto.

Si hubiéramos jugado mañana (hoy), nos teníamos que olvidar de la pelea por el campeonato colombiano”.

Charles Castro, jugador del Cúcuta.

COMENTARIO GABRIEL MELUK ENVIADO ESPECIAL DE EL TIEMPO BUENOS AIRES El momento del Cúcuta anoche fue tan opaco como la noche bonaerense, tan nublado como el ambiente en la cancha. El equipo colombiano no pudo con la presión de Boca, cayó 3-0 y se despidió de la Copa Toyota Libertadores.

En el primer tiempo, al Cúcuta se le perdió la pelota, lo primero que tenía que haber buscado si quería manejar el balón. En ese banco de niebla que cubrió a 'La Bombonera' durante prácticamente toda la noche también se perdieron varios jugadores, como Macnelly Torres, que cuando la agarró exageró con los lujos y no fue productivo, o como Lionard Pajoy, que más allá de buscar la falta para algún tiro libre, sus carreras terminaban en estrelladas contra los defensas de Boca.

La otra mitad de la tarea, la de cerrar los caminos hacia el arco de Róbinson Zapata, la cumplió como era: para un equipo que tuvo el balón más del 60 por ciento del juego y que presionó brutalmente la salida de su rival, tres llegadas con jugada en movimiento es un balance muy pobre.

Lo que quedaba para definir esa primera mitad era un tiro libre. En ese orden de ideas, la primera oportunidad fue para el Cúcuta: a los 14 minutos: Rubén Bustos hizo parar 55.000 corazones en 'La Bombonera' con un remate que se estrelló en el horizontal, después de cambiar la fórmula de los partidos anteriores: siempre había buscado el palo de la barrera y esta vez le apuntó al del portero. Y la respuesta de Boca fue el gol, cuando a Cúcuta le faltaban dos minutos para llevarse al camerino un tranquilizador 0-0: Juan Román Riquelme cobró un tiro libre 'a lo Bustos': por encima de la barrera.

Para el segundo tiempo, ya la neblina y la presión no eran los únicos enemigos del Cúcuta: Boca se fue encima como si el de anoche fuera el último partido de sus vidas. El estadio parecía construido sobre una montaña y el arco de Zapata quedaba en la parte baja. La pelota no salía del último cuarto de cancha de Boca y lo único que salvó temporalmente a Cúcuta fue otro grueso banco de niebla que obligó a suspender el juego por cinco minutos.

Dos minutos después de que el árbitro Roberto Silvera reanudara el partido, a los 14, Martín Palermo le metió la cabeza a un centro que no atinó a rechazar Álex del Castillo y marcó el 2-0. Ya no se veía nada: el balón, el rival, la posibilidad de conseguir el gol con el que Cúcuta clasificaba a la final y acababa con la fiesta local.

Bernal acabó con la estructura defensiva que había armado y jugó con todo lo que podía tener al ataque: metió a David Córdoba, mandó al campo a Víctor Cortés. Y en algo sirvió para acercarse al arco rival, pero ya la cancha no estaba cuesta arriba para los colombianos.

Sin embargo, en medio de esa reacción instintiva, Boca anotó el tercero: a los 44 minutos, una distracción en la marca permitió que Sebastián Battaglia conectara de cabeza un cobro de tiro de esquina de Juan Román Riquelme y acabó el partido, la serie y la ilusión copera del Cúcuta Deportivo. Ni los diez minutos que agregó el árbitro alcanzaron para evitar la eliminación en una noche en la que el fútbol del Cúcuta se nubló.

Efe.

ASÍ JUGÓ BOCA JUNIORS, UNO POR UNO.

Caranta: tuvo muy poco trabajo. (6).

Ibarra: fue clave su salida por la derecha. (7).

Díaz: respondió cuando lo inquietaron. (6).

Morel: no tuvo mucho trabajo defensivo. (6).

Rodríguez: no fue al ataque como otras veces. (5).

Ledesma: empujó a su equipo desde la mitad de la cancha. (7).

Banega: importante en la presión en la mitad. (6).

Cardozo: se movió como quiso, apoyó a los delanteros y fue clave en el ataque. (7).

Riquelme: marcó un golazo. Figura del juego. (8).

Palacio: su desborde siempre llevó peligro. Desubicó a los defensas rivales.

(7).

Palermo: un dolor de cabeza para la zaga colombiana. El 2-0 fue un premio a sus ganas. (7).

Battaglia: marcó el 3-0.

Rodríguez: poco tiempo en el campo.

».

».

».

».

La poca visibilidad, en ocasiones nula, decidió la suerte del juego.

Condiciones climatológicas no aptas para la práctica del fútbol, terminaron por favorecer los intereses boquenses de cara a la clasificación a la gran final de la Copa Libertadores.

Aunque las condiciones no eran las mejores, el equipo argentino dirigido por Miguel Ángel Russo, aprovechó al máximo todos los elementos en contra que se le presentaron en el campo. La presión de los locales hacia el árbitro, fue definitiva para el triunfo.

Lea más información del juego entre Boca y Cúcuta.

Las reacciones de los protagonistas están acá.

Encuentre datos de Gremio, el otro finalista de la Copa.

Aquí, la final de la Recopa entre Internacional y Pachuca.

AFP.

El arquero del Cúcuta, Róbinson Zapata, fue agredido con un objeto desde la tribuna. El árbitro Roberto Silvera tuvo que pedir la calma de los aficionados y la intervención de la Policía tras el incidente no tuvo mayores consecuencias.

román fue la figura.

El volante de Boca Juniors Juan Román Riquelme fue el mejor hombre del campo en la victoria 3-0 de su equipo sobre Cúcuta Deportivo. Abrió el camino de la clasificación a la final con un golazo de tiro libre y fue una vez más el líder en el mediocampo del cuadro argentino.

AFP.

El juez central uruguayo Roberto Silvera (foto) decidió detener el partido al minuto 8 del segundo tiempo debido a la espesa neblina que impedía la visibilidad en el terreno. Cinco minutos duró la suspensión que en nada mejoró las condiciones para reanudar el juego.

AFP .

ASÍ JUGÓ CÚCUTA DEPORTIVO, UNO POR UNO.

Zapata: ocho atajadas espectaculares. Evitó una goleada peor. (7).

Bustos: el tiro libre contra el palo y nada más. (5).

Moreno: aceptable labor. (5).

Hurtado: desordenado. Hizo una falta innecesaria que terminó en el 1-0. (4).

González: poca marca, poca salida. (3).

Del Castillo: error en el segundo gol de Boca. (4).

Rueda: lucha y sacrificio. (6).

Flórez: creó un hueco en el medio. (4).

Torres: No estuvo en el partido. (1).

Pajoy: intrascendente. (4).

Martínez: desconocido, sin lucha, sin entrega. (1).

Córdoba: entró en el minuto 22 ST, por Flórez. No aportó. (5).

Cortés. poco tiempo en el campo.

García: poco tiempo en el campo.

‘.

‘