Archivo

FORO DEL LECTOR

07 de junio 2007 , 12:00 a.m.

El suspenso de la ‘conexión francesa’ Señor Director: Siguiendo las coordenadas de su editorial ‘La conexión francesa’ (06-06-07), las iniciativas del Gobierno también son jugadas estratégicas de negociación. En este proceso no solo hay que negociar con las Farc. Hay que negociar con la presión de organismos internacionales, con los países que se proclaman facilitadores y con quienes han tildado al Gobierno de intransigente. Cuando las Farc se atolondraron con la pelota lanzada, el Gobierno se la dio de taquito a Francia, que ahora tiene la iniciativa.

Cuando todos estemos alineados en el mismo equipo, tendremos mejores resultados. El partido no lo pierde el director técnico. Lo perdemos todos.

Ricardo Buitrago C.

Barranquilla.

* * * * Señor Director: Jurídicamente, no es defensable la excarcelación de Granda. Paraguay lo pide en extradición. O sea que no se va a poder mover libremente. Y como las Farc tampoco lo autorizan como vocero, el hecho –que causó tanto alboroto– puede terminar siendo más un golpe a la justicia, un golpe anímico a la Fuerza Pública y un desgaste del Gobierno, que de utilidad para un acuerdo humanitario. Las Farc solo quieren un despeje para buscar un respiro. A esos criminales no les importa el dolor ni la vida de las personas secuestradas.

Ni siquiera le importan, como lo vemos, sus ex combatientes. ¡Qué desgracia que al drama de los secuestrados, porque no es solo Íngrid, no se le ve una salida real! Ojalá los países amigos lograran algo.

Luis Eduardo Rocha.

* * * * Señor Director: La intención del presidente de Francia tiene nombre propio: la liberación de Íngrid, ciudadana francesa que ha conquistado gran notoriedad internacional por su libro Rabia en el corazón y sus ejecutorias relevantes en el campo político. En otras palabras, ella es el fin en este caso, y Rodrigo Granda es el medio, que ojalá hubiera trascendido en la cumbre del G-8 en busca de la liberación de todos los secuestrados.

Jaime Ortiz Añez.

* * * * Señor Director: Sorprende la afirmación, un tanto pueril, de su columnista Claudia López (04-06-07), cuando dice que la actuación del presidente Uribe frente a las Farc es porque las odia y quiere “hacerlas quedar mal”. A las Farc no hay necesidad de hacerlas “quedar mal”, porque ese grupo es en sí mismo la encarnación del mal. Por otro lado, no se puede personalizar la actuación del Primer Magistrado, ni la de los magistrados de las Cortes o Tribunales, ni de los jueces de la república, porque si se llegara a dicha situación, tan traída de los cabellos, habría que recusar, cada vez, a todos los jueces que emitieran veredicto en contra de un acusado, pues en tal caso querría decir que lo odiaban. Por lo demás, ¿habrá algún colombiano de bien que quiera a las Farc? Roberto Rojas G. .

Libertad para Emmanuel Señor Director: Permítame transmitirle a la abuelita de Emmanuel mis sentimientos de consideración y solidaridad, que son los mismos que experimentan cientos de miles de colombianos ante el dolor que refleja esta afligida mujer. ¿Será que a ‘Manuel Marulanda’ no lo conmueve ya nada? ¿Ni siquiera el llanto de esa criatura, a quien le quitó su libertad antes de nacer? ¿Qué experimentará en su corazón cuando tiene ante sus ojos un indefenso niño? Señor ‘Marulanda’, si le queda algo de bondad en su alma, ¡libere a Emmanuel! Luis León Galeano Garavito.

¿Para qué son las embajadas? Señor Director: Al subintendente Pinchao lo están utilizando de forma desconsiderada. Se nota que cuando aparece en los medios lo hace con un libreto aprendido, y ahora lo van a poner a recorrer el mundo, dizque como embajador de los secuestrados. Inclusive, lo quieren presentar como testigo contra ‘Simón Trinidad’ en E.U. Su liberación nos regocija y el secuestro es un delito abominable, pero deberían pensar en las víctimas del paramilitarismo. Sería bueno que también ellas tuvieran su embajador que recorra el mundo contando los abominables atropellos de los ‘paras’.

Edilberto Torres Baquero.

* * * * Señor Director: Da rabia ver que hay profesionales muy preparados para desempeñar trabajos de responsabilidad como las embajadas, pero que pesan más las actividades circenses como las de Carlos Moreno de Caro. Decir que ha cumplido sus metas con solo cuatro meses de “trabajo” como embajador es una mentira. El próximo embajador podría ser el ganador de un reality de la televisión.

Javier Fula A.

Ojo a la economía Señor Director: No estoy de acuerdo con la recomendaciones que hizo el comité de notables respecto a la venta de activos de ISA y electrificadoras del país. Sí estoy de acuerdo con el ahorro y reducir el gasto público en unos 1.500 millones de dólares y hacer estrategias para el ahorro de los colombianos, que es nulo. Como lo establece Milton Friedman y su escuela de Chicago, pero desde 1994, cuando estaba Perry Rubio y después Ocampo, hicieron caso omiso de sus enseñanzas. La deuda externa está por las nubes. Señores: ¡ojo! Oswaldo Pérez Tovar .

Un morbo que daña Señor Director: Sobre su editorial ‘Se venden miserias’ (05-06-07), el Dalái Lama ha expresado con sabiduría que “si se altera la intimidad o se queda expuesto abierta e indiscriminadamente a todo tipo de emociones, queda poco que expresar en los contactos privados y se altera en forma grave la experiencia de conectividad con uno mismo y con los otros”. La exposición de las más dolorosas tragedias humanas por dinero afecta la dignidad humana y desdibuja aún más los límites entre lo público y lo privado, materia prima para la corrupción que alimenta la sempiterna guerra en Colombia.

Ricardo Luque Asesor Ministerio de la Protección Social Colombia.

* * * * Señor Director: Importante que su editorial haya tocado un tema que interesa a muchos colombianos, como es el de los medios. No sé cómo se medirá el rating, pero tuve oportunidad de estar con 30 personas en un almuerzo y todas, sin excepción, vieron el primer programa Nada más que la verdad y se sintieron, como yo, viendo algo muy bajo. Hasta la empleada de mi casa prohibió ver ese programa en su casa porque está aterrada. Qué desilusión que Jorge Alfredo Vargas se preste a esto tan morboso.

Gloria Villa.

* * * * Señor Director: Con el polígrafo de Caracol TV explotó la tragedia humana. Por unos pesos se pierde el honor. Se hunde la familia. Y ahora sí el qué dirán, y con razón.

¿Se justifica que dudemos más de nuestro prójimo? Es sembrar desconfianza hasta de la sombra. No se justifica tanta sinvergüenza sinceridad.

Juan Manuel Díaz Azuero