Archivo

¿Qué es mejor: resonancia o mamografía?

En materia de detección de cáncer de seno, las imágenes por resonancia magnética se mostrarían más eficaces que la mamografía, el examen de uso más extendido para estos casos. (VER INFOGRAFÍA: LA MAMOGRAFÍA - LA RESONANCIA MAGNÉTICA)

06 de junio 2007 , 12:00 a.m.

Esta es una de las conclusiones de un estudio de la Universidad de Bonn (Alemania), presentado durante la conferencia número 43 de la Sociedad Americana de Oncología (Asco, por sus siglas en inglés), que el pasado fin de semana reunió a más de 25.000 expertos de todo el mundo en Chicago.

Christiane Kuhl, profesora de radiología de esta universidad y autora del estudio llevado a cabo entre 6.000 mujeres para comparar ambos sistemas de detección en ese país, sostiene que la resonancia magnética ofrece alertas más tempranas de carcinomas.

Este examen, según Kuhl, descubrió 40 por ciento de lesiones no detectadas por la mamografía, 78 por ciento de ellas en la categoría más agresiva.

Estos resultados fueron confirmados por biopsias.

La mamografía, según la experta, detecta acumulación de calcio alrededor de las lesiones, mientras que la resonancia permite ver crecimientos anormales de vasos sanguíneos. “Este estudio muestra que la resonancia magnética es superior a la mamografía a la hora de detectar lesiones que si se dejan sin tratamiento pueden derivar en un cáncer de mama más agresivo”, señaló Kuhl, profesora de radiología.

La autora advirtió, sin embargo, que deben realizarse otras investigaciones antes de poder recomendar la resonancia magnética por encima de la mamografía.

La advertencia no está de más, pues no es la primera vez que un estudio sugiere una mayor eficacia de la resonancia magnética comparada con la mamografía (incluida en los planes obligatorios de salud colombianos, para mujeres mayores de 40 años).

Algunas de esas investigaciones van más allá e incluso hacen recomendaciones directas a las pacientes.

Ese es el caso de la Universidad de Carolina del Norte, de Chapel Hill (Estados Unidos). En un estudio publicado hace un mes en The New England Journal of Medicine, aconseja a aquellas que ya han sido diagnosticadas con cáncer de mama, someterse a resonancia magnética en su otra mama, además de la mamografía.

De esta forma –dice la investigación– podrían ayudar a encontrar un número pequeño de casos de cáncer no detectados mediante la mamografía.

La investigación encontró que los equipos de RM detectaban el 3 por ciento de los cánceres ignorados por la mamografía cuando es usada como única herramienta exploratoria en mujeres que ya han sido diagnosticadas con cáncer en una mama.

Para ese estudio, los investigadores realizaron escáneres de RM en 969 mujeres que habían sido diagnosticadas recientemente con este mal en una de ellas. La mamografía no detectó anormalidades en el otro seno de esas mujeres.

En 121 mujeres se obtuvieron resultados de RM positivos, lo que significa que tenían sospecha de cáncer en la otra mama. Se realizaron biopsias para confirmar el diagnóstico del cáncer. De esas mujeres, se encontró que 30 tenían cáncer en el segundo seno, que no había sido detectado en la mamografía.

Jairo de la Peña Vargas, ginecólogo mastólogo de la Clínica San Pedro Claver, sostiene que en los países en vía desarrollo la prueba reina para la detección temprana de este tipo de cáncer sigue siendo la mamografía: “A un grupo de pacientes que tienen mamas muy densas, o que ya tienen cáncer, se les solicitaría una resonancia para hacer seguimiento de la enfermedad o detectar posibles recaídas. La mamografía, que gracias a los avances tecnológicos ofrece cada vez mayor sensibilidad, es la prueba recomendada para exámenes de rutina en estos momentos”, sostiene.

Cabe recordar, dice De la Peña, que cada caso es diferente y en las últimas décadas ha variado la edad en que se presenta el cáncer de mama. “Hace una década la mayoría de las pacientes eran mayores de 50 años, ahora las estamos viendo cada vez más jóvenes”.

Distintas voces de la comunidad médica coinciden en afirmar que los exámenes son complementarios, debido a que la sensibilidad de cada prueba es diferente. Ese es el caso de las ecografías de seno, que también identifican alteraciones por las características propias de los tejidos, que pueden ser identificadas a través de ondas sonoras.

Lo que recomiendan es que la persona sea evaluada por expertos en el tema, entrenados para determinar cuál es el examen más adecuado para diagnosticar, cuál el específico para hacer seguimiento y cuál para complementar tratamientos.

Queda claro que el autoexamen de los senos, los controles médicos, las condiciones de vida saludable y todas las medidas de promoción y prevención son irremplazables.

Con información de Afp y doyma.es .

‘MAMOGRAFÍAS SIGUEN SIENDO EFECTIVAS’ Carlos Vicente Rada, director del Instituto Nacional de Cancerología, sostiene que todos los avances científicos que contribuyan a la disminución del cáncer, son bienvenidos: “En Colombia hemos discutido el papel de la resonancia magnética en la detección precoz del cáncer de seno. Sin embargo, por la experiencia y la especificidad que representan las mamografías, estas siguen siendo válidas y efectivas”. Rada sostiene que lo que se espera es que, en la medida en que el mundo científico dicte las pautas y los componentes prácticos para su aplicación, estas se adapten en el país.

“Mientras tanto –dice– Colombia cuenta con expertos y desarrollos tecnológicos eficientes en mamografía. En el Instituto, el centro de estudios más importante del país en este campo, ya estamos analizando a profundidad los alcances, la efectividad y la relación costo beneficio de la resonancia”