Archivo

Estudiantes esperan ley migratoria

Unos 50.000 universitarios indocumentados en Estados Unidos que están inscritos en casas de estudios superiores, están pendientes de la reforma migratoria.

05 de junio 2007 , 12:00 a.m.

Y es que estos estudiantes serían uno de los grupos que se beneficiaría con el proyecto que estudia en el Senado de ese país.

Un ejemplo de este grupo lo constituye Mariana de 23 años, quien no debería sentir demasiadas tribulaciones. Está a punto de completar sus estudios en la Universidad de California en Los Angeles y fue admitida en un programa de estudios avanzados de la Universidad de Harvard.

Pero la vida no es tan sencilla para ella, quien insiste en ser identificada solo por su primer nombre porque se encuentra ilegalmente en Estados Unidos y teme ser deportada a su país natal, Guatemala.

Mariana no sabe cómo pagará sus estudios ni qué tipo de trabajo podrá hacer cuando se gradue. “¿Qué sucederá en el futuro? Si no tengo un permiso de trabajo, ¿de qué me sirve el título?”, manifestó en una reciente entrevista.

Lo cierto es que las personas nacidas en Estados Unidos, de padres indocumentados, reciben la ciudadanía automáticamente, lo que es diferente para las personas que llegaron a Estados Unidos en forma ilegal cuando eran niños.

El proyecto contempla la situación de estas personas, y establece que recibirán un permiso de residencia temporal cuando completen la secundaria, siempre y cuando inicien estudios universitarios o se enrolen en las fuerzas armadas.

Estas personas podrán lograr la residencia permanente en tres años y en ese lapso podrán pedir préstamos para estudiantes y trabajar legalmente, opciones que hoy no tienen.

La espera de tres años para regularizar su situación es mucho menor que la que tendrán la mayoría de los 12 millones de indocumentados que se calcula podrán legalizar su situación, en un mínimo de ocho años. Además deberán pagar multas, mientras que los estudiantes que vinieron de niños no.

Se estima que aproximadamente un millón de personas podrán beneficiarse de las disposiciones especiales para los menores.

Estarán amparadas por estas iniciativas todas las personas que vinieron al país cuando tenían menos de 15 años y que llegaron antes de enero de este año. Si alguien tiene más de 30 años al entrar en vigor la ley, quedará excluido.

Si bien el proyecto de ley en general genera muchas polémicas, las partes relacionadas con los estudiantes fue bien recibida por todos. Los defensores de la causa de los inmigrantes dicen que la incorporarán a cualquier otro proyecto si el que considera el Senado no es aprobado. AP