Archivo

¿Qué hay detrás del sobre bomba?

Anoche era aún incierta la procedencia del sobre bomba que explotó en las manos del viceministro de Educación Superior, Gabriel Burgos Mantilla, y que le causó heridas menores.

05 de junio 2007 , 12:00 a.m.

Un hecho que sucede justo cuando está a punto de resolverse la protesta en por lo menos 12 campus universitarios por la cuota que tendrán que pagar las universidades públicas de orden nacional para sanear su pasivo pensional.

Sin embargo, no hay hasta ahora ningún hecho concreto que relacione los dos eventos.

Al respecto, la ministra de Educación, Cecilia María Vélez, dijo: “Yo creo que hay infiltración, que hay movimientos muy financiados que quieren volver a la violencia de otros tiempos, pero sabemos que se trata de una minoría”.

Anoche el presidente Álvaro Uribe ordenó a la Fuerza Pública entrar a los campus universitarios en donde se mantienen los bloqueos.

En junio del 2006, paquetes similares, que no explotaron, fueron enviados a congresistas como Rafael Pardo Rueda y Armando Benedetti.

¿Falló la vigilancia? El sobre bomba que le enviaron al Viceministro pasó el fin de semana en el escritorio de una de sus dos secretarias, al lado de su despacho, ubicado en el quinto piso del Ministerio de Educación.

Había llegado el viernes en la tarde a su oficina, luego de que la empresa de vigilancia Vise lo revisara.

En ese momento, el Viceministro estaba muy ocupado como para revisar su correspondencia personal.

El contenido del pequeño sobre de manila, de unos 15 por 10 centímetros, aparentaba ser una caja con un reloj.

Según Noemí Arias, secretaria general del Ministerio, el funcionario que revisó el paquete en la oficina de Atención al Ciudadano no lo abrió porque al destaparlo se encontró con un paquete interior envuelto en papel de regalo.

“La persona que lo destapó consideró que era personal y lo envió al despacho”, afirmó Arias, quien confirmó que la empresa de vigilancia no tiene un sistema de detección de explosivos. Esto, según la Ministra, es “imperdonable”.

A las 2:35 p.m., luego de almorzar, Burgos por fin tuvo tiempo de revisar su correo.

Al abrir el paquete recibió heridas en sus manos, cara y pecho y fue llevado al Hospital General de la Policía, ubicado a media cuadra. Hacia las 5:30 p.m., su esposa Fabiola Angulo llegó de Bucaramanga, y a las seis de la tarde, el presidente, Álvaro Uribe, lo visitó en el hospital.

Según el coronel Rodolfo Palomino, comandante de la Policía Metropolitana de Bogotá, el explosivo utilizado fue pólvora negra en una pequeña cantidad, lo cual indicaría que el objetivo no era acabar con la vida del Viceministro.

Las heridas, según el cuerpo médico de la Clínica de la Policía, no revisten gravedad. Una esquirla se alojó en su ojo izquierdo, sin comprometerlo.

El coronel Palomino anunció una recompensa de 100 millones de pesos para quien dé con el paradero de los autores del atentado, que ocurre justo en medio de la crisis en la educación pública por los paros de la Federación Colombiana de Educadores (Fecode) y los estudiantes de varias universidades públicas del país.

La primera levantó el viernes el cese de actividades contra la reforma a las transferencias de la Nación a las regiones, a la que le falta solo un debate en la Cámara de Representantes. La condición fue que el Gobierno negociara, pero hasta ahora no ha habido acercamientos.

Las universidades todavía no acaban de salir de los bloqueos de estudiantes y maestros, quienes se oponen al artículo 38 del Plan de Desarrollo (pasivo pensional).

Witney Chávez, presidente de Fecode, se pronunció sobre lo ocurrido y dijo que apoyan “la movilización y la protesta callejera, pero rechazamos los actos que atenten contra la integridad de las personas. No creemos que tenga ninguna procedencia del movimiento sindical ni estudiantil”.

Cartas bomba han llegado a Congreso y Fiscalía.

Diciembre del 2003. El presidente de la Comisión de la Unión Europea, Romano Prodi, fue objeto de un atentado a través de un libro bomba titulado ‘Il Piacere’ (El placer), que se activó cuando su destinatario lo abrió.

Prodi resultó ileso. Diciembre 13 del 2002. A la oficina del senador Germán Vargas Lleras, en el nuevo edificio del Congreso, llegó una agenda bomba. Tras abrir el paquete, hacia las 8:00 de la noche, este explotó y le causó heridas en la cara y daños en dos dedos de su mano derecha.

Agosto 25 del 2002. A las Farc atribuyeron el fallido atentado con un libro bomba contra la Fiscalía Segunda Especializada de Neiva. Explotó sin dejar víctimas antes de llegar a manos de uno de los funcionarios del organismo.

Agosto 20 del 2002. Un libro bomba, que supuestamente trataba sobre la vida de Simón Bolívar, fue enviado al fiscal general de entonces, Luis Camilo Osorio. Contenía 250 gramos de nitrato de amonio y aluminio.

El explosivo, interceptado a tiempo, fue enviado a través de mensajería postal. Por este hecho, un juez de Bogotá condenó en diciembre del 2005 a 65 meses de prisión a Joaquín Vergara Mojica, ‘Timo’, y lo multó con 850 salarios mínimos legales. Se había acogido a sentencia anticipada.

Diciembre 19 de 1993. Roberto Escobar, el ‘Osito’, hermano del capo del cartel de Medellín Pablo Escobar, quedó prácticamente ciego tras un atentado con carta bomba en la cárcel de Itagüí. Perdió el globo ocular derecho y sufrió graves daños en el izquierdo.

.

De la academia al Viceministerio.

Un hombre de la academia que ha pasado la mayor parte de sus 31 años de vida laboral en el interior de la universidad en calidad de profesor, decano y rector. Ese es el viceministro de Educación Superior, Gabriel Burgos Mantilla.

Santandereano, abogado de la Universidad Externado de Colombia y magíster en dirección universitaria de Los Andes, asumió el 15 de febrero del 2007 en reemplazo de Javier Botero.

Al llegar al Viceministerio habló duro contra las universidades privadas de quienes dijo “les falta calidad”, y en las últimas semanas ha sido pieza clave en las negociaciones entre Gobierno y universidades públicas para sanear la grave crisis pensional de esas instituciones.

Su voz siempre ha sido escuchada con respeto en el Ministerio. No en vano Burgos fue durante 18 años el rector de la Universidad Autónoma de Bucaramanga (Unab) y, durante 10, docente y decano de su facultad de derecho. Su principal logro fue volver a la Unab pionera en educación virtual y en inclusión de estratos bajos en las aulas privadas.También ha estado en la la empresa privada, en la presidencia del Consejo Directivo de Fedelonjas y miembro de la Junta de Confecámaras.