Archivo

Peligra la categoría vallenata

La categoría vallenata en el Grammy Latino, la gran conquista de la música colombiana del año pasado, podría tener el récord como “la vida más corta de una categoría en la historia de los Grammy, que llevan más de 50 años”.

04 de junio 2007 , 12:00 a.m.

Con esas palabras, Gabriel Abaroa, presidente de Laras, academia que otorga el premio, le indicó por escrito a EL TIEMPO lo que puede pasar si el viernes 8 de junio no hay entre 20 y 25 álbumes de vallenato o cumbia, debidamente inscritos, en la oficina del Grammy en Santa Mónica (California, E.U.).

La copia de esta comunicación llegó a diferentes ejecutivos de las casas disqueras y los dejó preocupados. Así lo reconoció Fernando López, vicepresidente de Codiscos: “Se ve el poco interés de las compañías de discos y de los mismos artistas. Especialmente, de los artistas independientes. Nosotros inscribimos los productos que tenemos”.

Si llegan entre 15 y 20 discos, la categoría queda en alerta. Si ingresan menos de 15, “se estudiaría la posibilidad de que los discos se integraran a la categoría tropical”, afirmó Aida Scorza de la Academia. Es decir: ni siquiera habría categoría este año.

Esta vez, el proceso de inscripción se dividió en dos rondas. La primera, para discos o canciones cuya salida a la venta en tiendas se hizo entre el primero de julio del año pasado y el 30 de marzo. Estos tenían plazo para inscribirse, el mismo 30 de marzo. Los demás, que aparecieron o aparecerán después (hasta el 30 de junio), tienen como fecha límite este viernes.

De la primera ronda, los resultados fueron alarmantes: “En ese periodo –agregó Abaroa– la inscripción no llegó ni a la decena”.

Y lo esperado era que la categoría creciera este año, basándose en los 28 álbumes que concursaron el año pasado, el orgullo que generó entre la comunidad vallenata y la recepción que tuvo el otorgamiento del premio en la industria musical latina.

En abril del 2006, Aida Scorza, de la Academia, explicó: “Van tres años y medio recibiendo tantos discos de vallenato que no hay dónde ponerlos.

Consideramos que era injusto incluirlos en la categoría tropical y el comité vio que era el momento de darles un lugar propio”.

Sony BMG, la casa disquera con mayor número de artistas del género, esperó hasta última hora para inscribir sus artistas. En eso estaban a finales de la semana pasada.

“Esperamos tanto –explicó Diego Toro, de la disquera–, porque somos cuidadosos y siempre mandamos un paquete con los álbumes de todos. Llevamos dos meses trabajando en esto. Desglosamos cada disco. Por ejemplo, el nuevo de Felipe Peláez se inscribe en vallenato, pero si tiene tres canciones exitosas, las anotamos en canción tropical”.

Toro afirmó que Sony BMG inscribirá siete artistas.

Desde Discos Fuentes, Rafael Mejía afirmó que las inscripciones de Otto Serge, Los Gigantes y Jorge Oñate se enviaron hace como mes y medio. Para él lo importante no es quién gane sino mantener viva la categoría.

“Esto es lo más irónico del mundo –agregó Mejía–. El folclor vallenato tiene el desarrollo que tiene porque en Valledupar consigues hasta niños tocando guacharaca, todo el mundo canta, toca, compone. Que la categoría se acabe por ausencia de participantes es como tener muchos boxeadores y que ninguno se suba al ring”.

¿qué hacer? .

Si es un artista independiente y su disco cumple con las características, puede buscar a un miembro de la Academia Latina que haya recibido el formulario enviado vía correo electrónico por la Academia y que éste llene la inscripción. Después, enviarlo, junto con cinco copias del álbum, a Laras. Att: Aida Scorza. 3402 Pico Blvd. Santa Mónica, CA 90405. Informes en Estados Unidos (1) 310 5818689.

Premios fugaces .

En la historia del Grammy ha habido categorías fugaces, como la de Rock para mujeres. “Cuando se estableció –recordó Gabriel Abaroa (foto) – había muchas mujeres roqueras. Al poco tiempo disminuyó el número y se fusionó con la de hombres. En los Grammy se tuvo que fusionar el merengue con la salsa so pena de ser integrado al tropical general”. Por lo pronto, la categoría más efímera en la historia de los Grammy ha sido la de música disco, que solo duró tres años.