Archivo

Solo 22 personas se atrevieron a desnudarse en Pereira

Solo 22 personas se atrevieron a participar ayer en el desnudo colectivo programado en Pereira en la feria Expoerótica, el primero realizado en Colombia y criticado fuertemente esta semana por la iglesia Católica.

04 de junio 2007 , 12:00 a.m.

Aunque las imágenes no fueron las multitudinarias captadas por el famoso fotógrafo Spencer Tunick, que logró hace un mes desvestir a unas 20 mil personas en Ciudad de México, los pocos que se atrevieron a despojarse de su ropa en la capital de Risaralda lo hicieron con buen humor y con la convicción de participar en una obra artística.

Durante 50 minutos, tres mujeres y 19 hombres posaron para el reportero gráfico Freddy Arango. Los primeros que llegaron fueron los esposos Ana Gabriela Obando y el escritor y empresario Hugo de Jesús Tamayo Gómez, quienes viajaron desde Medellín. Un trancón de más de tres horas en cercanías de La Felisa (Caldas) no los frenó en su deseo de estar en el evento.

“Me siento satisfecha. Escuché unas entrevistas en contra, pero es opinión de cada cual. Es una actividad artística, así lo interpretamos” dijo ella.

Rogelio Franco, de 66 años, llegó con su esposa Helena. “Al principio vimos poca gente pero luego decidimos que valía la pena. He estado en playas nudistas en el extranjero” dijo el sexagenario, oriundo de Caicedonia (Valle).

Una joven de Medellín, que prefirió no dar su nombre, dijo: “En mi casa no saben, solo mi novio”. Es una profesional que hace un año reside en Pereira.

Francisco Ríos López, de Manizales, llegó con su esposa, quien lo animó a participar. “Quiero mostrarles a mis dos hijas y un bebé en gestación que esto es cultura y lo importante es tener el alma tranquila” dijo.

Curiosamente, en el desnudo no participaron las mujeres de Expoerótica que cada noche hacen strip tease y danzas sugestivas ante el público. Varios de sus compañeros sí se le midieron a mostrarse sin nada de ropa.

“Parece que Pereira resultó más recatada de lo esperado, como que es una vergüenza mostrar el cuerpo. Es una situación no solo de la ciudad sino del país” dijo un asistente.

Arango, el fotógrafo del evento, dijo que se llenaron las expectativas. “El tema quedó planteado, el público se comportó a la altura. Queda en el imaginario colectivo, cada cual lo asume de acuerdo con sus principios. Al final quisimos unas imágenes con el público al fondo”.

La propuesta había levantado varias voces en contra de religiosos católicos y de comunidades cristianas.

EL DESNUDO: CULTURA PARA UNOS, ATENTADO AL RECATO PARA OTROS ''Quiero mostrarles a mis dos hijas que esto es cultura. Lo importante es tener el alma tranquila”.

Francisco Ríos, uno de los participantes .

''Parece que Pereira resultó más recatada de lo esperado, como que aquí piensan que es una vergüenza mostrar el cuerpo”.

Uno de los asistentes al evento fotográfico