Archivo

El arquitecto que construye una casa de papel en Neiva

Aunque parezca extraño, vivir en una casa que reemplace los ladrillos por el papel que se desecha sería posible en Colombia gracias a la idea de un arquitecto que construye un prototipo en Neiva (Huila).

04 de junio 2007 , 12:00 a.m.

La idea, que nació hace siete años en un salón de clases de la Universidad Antonio Nariño y que se denomina ‘Proyecto Pampre’, es de Diego Efraín Medina Ramírez, un arquitecto nacido en Fonseca (La Guajira), que dice que sus casas son térmicas, acústicas, que se pueden construir en 12 días y que son 35 por ciento más económicas que las de ladrillo.

Además argumenta que tienen excelente comportamiento sísmico y que gracias al sistema que se inventó, las casas pueden ser remodeladas sin necesidad de demoler nada, pues sus paneles son reutilizables.

Aunque a primera vista parece demasiado bueno para ser real, el proyecto de Efraín Medina empieza a ser avalado por estudios científicos, como el realizado el pasado 7 de noviembre de 2006 en el Laboratorio de Materiales y Estructuras de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional.

Según el estudio, solicitado por la incubadora de empresas del Huila, que apoya a Medina, los paneles del material denominado ‘Pampre’, inventado por él, resisten 21,8 toneladas de peso por metro lineal, cuando un bloque tradicional resiste solo 14 toneladas. Medina dice que es posible, incluso, construir hasta dos pisos, sin necesidad de fundir columnas.

Bahareque contemporáneo Todavía no se ha demostrado que sus casas sean térmicas, acústicas y antisísmicas, pero puede ser posible ya que su material se asemeja al bahareque, que por no ser una construcción lineal, sino hecha de muchas partículas comprimidas, hace que las ondas no se transmitan tan fácilmente, resintiendo así, de algún modo, ante un sismo, ante el ruido y la temperatura.

El laboratorio de Efraín ha sido su casa, en donde vive con su esposa Martha Cecilia, y sus tres hijos. Ella confiesa que a veces le parece que el proyecto, aunque muy bueno, no da ni un peso.

“Un día se cansó y me confesó que no creía en el proyecto. Me lo dijo llorando y tenía razón, ya me había gastado más de 25 millones y no ganaba nada, ella tenía la carga de la casa, por eso abandoné un tiempo mis casas de papel”, dice Medina.

El año pasado su proyecto fue invitado a la feria Expocamacol 2006 en Medellín, donde le dijeron que su proyecto era único en Colombia, decidió pegarle otro empujón.

Consiguió dinero prestado y arrancó a construir su propia casa de papel, con el apoyo del Sena. Hoy ya casi está terminada o por lo menos las paredes y las estructuras básicas. Está ubicada en la calle 73 con carrera primera, en un lote que le cedió un amigo para que cumpliera su sueño.

“A finales de junio, si todo sale bien, inauguraré la casa, que será el modelo para construirlas en serie y para que, luego de que todos se den cuenta que es verdad que se puede hacer casas de papel, podamos hacerlas de interés social, que es otro de mis sueños”, dice Medina, mirando las delgadas paredes de su casa modelo.

ASÍ SE HACEN LOS ‘PAMPRES’.

1- Se recolecta el papel, que es licuado y mineralizado con cal viva y polvo de mármol. La mezcla se hecha en un molde y se prensa con un gato de 20 toneladas.

2- Cuando el papel sale del molde, se ponen cuatro paneles de estos en forma vertical y se unen con una malla de varilla de siete milímetros y es fundida con arena y cemento a los lados.

3- Con estos paneles, de 60 cm. de ancho y 2,40 metros de alto, se empieza a armar la casa sobre los hierros de la vigas de amarre como en un ‘armotodo’ o un rompecabezas