Archivo

Evalúan por lo menos 200 casos de trasteo de votantes

Una mujer joven, entaconada y maquillada se bajó del automóvil y caminó las dos cuadras que la separaban de la sede de la Registraduría de Falan, un pequeño municipio del norte del Tolima, encaramado en las estribaciones de la Cordillera Central.

04 de junio 2007 , 12:00 a.m.

La joven sacó su cédula y se inscribió para poder votar en las próximas elecciones de octubre. Cuando le preguntaron dónde residía dijo que en la vereda Piedra Negra. Salió del lugar, abordó el carro y salió por la trocha que conduce a la vía que de Mariquita conduce a Armero-Guayabal. Desde entonces no la han vuelto a ver por el pequeño poblado Y mucho menos la han visto en la vereda que mencionó. Allí nadie la conoce y para sus habitantes es muy difícil que un automóvil como en el que andaba, pueda subir hasta el sitio.

Este es solo uno de los cerca de 200 casos de trashumancia electoral que se denunciaron en esta población ante el Consejo Nacional Electoral (CNE). Y Falan es solo uno de los cerca de 200 casos que hasta el pasado viernes había recibido el CNE para investigar.

El tema preocupa al Gobierno, y dispuso varias medidas para prevenir estos casos (ver ‘Decisiones Clave del CNE’).

Adoptan medidas Dentro de las medidas, se determinó que el país será dividido en nueve zonas y a cada magistrado se le asignará una para que evalúe las denuncias.

Además, el Gobierno le entregará al CNE los recursos necesarios para que cada magistrado tenga un equipo a fin de que pueda realizar la verificación.

Para tal fin se recurrirá a los listados del Sisbén, las EPS y de servicios públicos para poder determinar si realmente la persona vive en el lugar donde inscribió su cédula, y además, se harán visitas domiciliarias para comprobar la veracidad de la información.

Igualmente se crearán los tribunales seccionales de garantías, conformados por profesionales pagados con la responsabilidad de hacer un seguimiento al proceso electoral y a las campañas y con facultades para sancionar.

El magistrado del CNE, Marco Emilio Hincapié, calcula que mañana, cuando vence el plazo para recibir denuncias, en total haya unas 350 de diferentes municipios.

Hincapié informó que para las elecciones del 2003 se dejaron sin efecto 315.993 inscripciones correspondientes a 321 procesos. Explicó que el CNE suspende esa inscripción y los afectados pueden votar en donde votaron la última vez. Sin embargo, aclaró que el informe es enviado a la Fiscalía para que proceda.

La ley establece que la trashumancia es castigada con una pena privativa de la libertad que va entre los 4 y los 8 años.

Mientras tanto, el CNE sigue revisando las denuncias que prácticamente de todo el país se siguen recibiendo.

Por ejemplo, de Pailitas (Cesar) tendrán que evaluar porqué en el corregimiento Palestina, en el primer día se inscribieron 47 personas, mientras que en el casco urbano solo lo hicieron 25.

Igualmente estudiarán el caso de Togüí (Boyacá), desde donde llegó una denuncia, según la cual, desde Bogotá fueron llevadas 75 personas en dos buses, o de Útica (Cundinamarca), en dónde se pide investigar de dónde salieron los 608 inscritos, pues en la última elección solo habían votado 2.885 personas.

A estas se suma la instauradas por el senador Armando Benedetti, quien asegura que en 22 de los 24 municipios de Atlántico el censo electoral es superior al número de mayores de edad que según el Dane viven en esas localidades.

LAS DECISIONES CLAVE DEL CNE El Consejo Nacional Electoral (CNE) tomó decisiones para tratar de contrarrestar la trashumancia.

1. Se anticiparon las inscripciones para tener un mayor plazo, antes de las elecciones, para determinar dónde había trasteo de votantes.

2. Se amplió el plazo para recibir las denuncias sobre trashumancia.

3. Se hizo público el formulario de inscripción para que el ciudadano sepa quién se inscribió en su municipio y pueda denunciar.

4. Las inscripciones se cruzarán con bases de datos como el Sisbén, las EPS y servicios públicos.

5. Funcionarán los tribunales regionales electorales con facultad para investigar y sancionar.

6. Zonificarán el país y cada magistrado, con un equipo asigna- do, le hará seguimiento a su zona.

Curiosidades en inscripciones En Barranquilla, el registrador Nacional, Juan Carlos Galindo, decidió visitar varios puestos de votación y cuando llegó al colegio Isaac Newton, en el barrio El Bosque, se sentó en una silla y comenzó a inscribir personas.

Una de las primeras fue un hombre joven, quien le entregó una cédula falsa.

El registrador la detectó, pero mientras le confirmaban sus sospechas desde Bogotá, la persona huyó del sitio.

En algunas localidades de la Costa Caribe se detectó que alquilaban niños de brazos a 2.000 pesos para que las personas que querían inscribirse obviaran la fila por llevar cargado al bebé.

El senador uribista Armando Benedetti anunció que hoy interpondrá una tutela para que se revise el censo electoral y las inscripciones en los municipios del Atlántico. Denuncia una desmedida diferencia entre el censo electoral y el censo poblacional certificado por el Dane.