Archivo

CONSTRUCCIÓN

02 de junio 2007 , 12:00 a.m.

Santa Marta también tiene para estrenar.

La saturación de construcciones en las principales ciudades del país, sumado a los altos precios del metro cuadrado, tienen al sector turístico de Santa Marta en la mira de muchos inversionistas.

Grandes capitalistas nacionales y extranjeros ven en La Capital del Magdalena la oportunidad para desarrollar ambiciosos condominios para los estratos más altos.

Por lo menos así lo reflejan los proyectos multifamiliares que en estos momentos avanzan en el sector de El Rodadero sur, la zona turística del distrito, donde se disparó el auge la construcción.

Por lo menos ocho exclusivos proyectos se ejecutan en la actualidad y el 90 por ciento de compradores son personas de otras partes del país.

Cada iniciativa empresarial requiere un presupuesto que supera los 20 mil millones de pesos.

En zonas como Bello Horizonte, Pozos Colorados, Lagos del Dulcino y el sector que comprende los hoteles Zuana e Irotama está la mayor parte de las obras.

“La ciudad presenta ventajas especialmente para las personas mayores que buscan descansar y estar alejados del ruido y la rumba, en este sector tienen esa comodidad”, explica el presidente de la seccional de la Sociedad Colombiana de Arquitectos, Jorge Katime.

En esta zona, estima Katime, el metro cuadrado está por encima de los tres millones de pesos y un apartamento de tres alcobas puede costar 400 millones de pesos.

Para estrenar...

Para destacar está el proyecto Ocean Condominio, que presenta un diseño contemporáneo con transparencia total hacia el entorno y al mar Caribe.

Tienen una torre de 16 pisos con 64 apartamentos con vistas panorámicas desde el interior de los espacios hacia el entorno urbano, el mar y el paisaje natural.

Cuenta con fuente y espejo de agua, sala de televisión e internet, sala de espera, oficina administrativa, dos ascensores con capacidad para 10 personas, dos parqueaderos privados, planta electrica y acabados de vanguardia.

Está ubicado en el sector residencial del Rodadero sur, sobre la calle 19 entre las carreras 1 y 1 B.

Más al sur está Sierra Laguna, que consiste en la construcción de 220 apartamentos de estrato seis a la orilla del mar, al borde de la sierra y con lagos naturales dentro del condominio.

Allí mismo se encuentra Altamar, con 160 apartamentos estrato seis. Aquí también se reinició Ariea, antiguo lagos del Dulcino, son 140 apartamentos con plena vista al mar.

Tomando la Troncal del Caribe que lleva a Barranquilla, en inmediaciones del Hotel Zuana, está el proyecto Torres del Mediterráneo, que construye 200 apartamentos. Avanza también el proyecto Bunquintana, con 250 apartamentos.

Mientras que en el sector de Playa Salguero hay tres edificios proyectados, tipo estrato cinco y seis, cada un con promedio de 80 apartamentos.

No obstante, en el casco urbano de la capital samaria, de igual manera, se siente el auge de la construcción en los estratos altos.

En el barrio Buenavista, al lado de la desembocadura del río Manzanares, se termina Bahía Linda, una imponente torre de 120 apartamentos a orillas el mar y con una espectacular vista hacia la ciudad y la bahía más linda de América.

Así mismo, avanza la construcción de conjuntos de casas, estrato cinco y seis, como las de barrio El Jardín con 40 viviendas y Bavaria, en el antiguo campo de fútbol, con 60 casas.

“Este es el momento para la construcción en los estratos altos”, señala el constructor Juan Vives, quien ejecuta el proyecto Ocean Condominio, que incluye 62 apartamentos en áreas de hasta 88 metros cuadrados.

Otro de los aspectos que destaca la Sociedad Colombiana de Arquitectos es la llegada de constructores de otras partes del país que han visto a Santa Marta como un buen punto para desarrollar interesantes proyectos habitaciones de estratos altos.

“Hay que incentivar este tipo de inversiones cuidando que nuevas normas urbanísticas no excedan las que están vigentes para evitar las sobrepoblación de estas áreas que vamos a llamar de estrato ‘ocho’”, precisa Katime.

Para garantizar la infraestructura de estos proyectos y convertir esta zona un punto atractivo para los inversionistas, el Distrito ejecuta proyectos como el colector de alcantarillado sanitario del sistema sur, que cubrirá toda el área turística, y cuya primera etapa tiene un costo de 10 mil millones de pesos y la segunda fase 11.000 millones de pesos.

También se trabaja en las obras de mejoramiento para el suministro de agua potable por valor de 2.300 millones que se encuentra en su primera etapa. La segunda etapa costará 3.800 millones de pesos.

A esto se suma el proyecto de la doble calzada desde el puente del Doctor hasta la glorieta de Mamatoco, vía que comunica a Santa Marta con Barranquilla y que atraviesa la zona turística, lo que garantizará la entrada y salida de la ‘avalancha’ de vehículos que se ve venir a esta moderna zona de la Costa Caribe.

La seguridad y la infraestructura vial.

‘‘ El dinero que el Magdalena invirtió en recuperar la seguridad se ha recuperado con creces pues volvió la valorización” José Miguel Berdugo, de la Asociación de Empresarios