Archivo

Dosis de cariño para los niños que nadie ha querido adoptar

Adriana Rengifo dice que hubo feeling de inmediato. A ella y a su esposo Fernando Vargas les bastó ver a Mariana*, una niña de 7 años, para sentirse a gusto con ella y con sus historias.

02 de junio 2007 , 12:00 a.m.

La pareja hace parte del grupo ‘Lazos de familia’, un programa de la fundación Kidsave y el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), con el apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

El proyecto tiene como fin que grupos familiares apoyen a uno o varios niños en situación de abandono y considerados de difícil adopción por estar entre los 5 y los 17 años de edad (ver recuadro).

Según María Eugenia Segura, de Kidsave, el programa, que se lanzó en Colombia en noviembre pasado, “busca encontrar en su primera etapa 160 familias que les puedan dar amor a estos niños. A quienes se han interesado en el proyecto se les ha hecho un estudio en el que lo principal es que sean personas con la vocación de donarles tiempo y afecto a los menores”, dice.

Hasta ahora, 20 familias están en el proceso de Kidsave. Y ya han tenido tres encuentros oficiales con los niños, en parques donde se han organizado actividades como asados, juegos de baloncesto y charlas. “Pero esperamos que muy pronto se los puedan llevar los fines de semana –en el acta que se firma la familia se compromete a tenerlos un fin de semana al mes o dos tardes al mes– y hasta en las vacaciones”.

Cambio de vida Para hacer parte del programa, Kidsave y el ICBF escogieron a niños de los hogar Michín, que en siete casas tiene a 182 menores, y desde hace 40 años trabajan con pequeños que, en su mayoría, se encuentran en estado de abandono.

Allí vive Catalina*, de 14 años, quien afirma que desde el primer encuentro que tuvo con la pareja conformada por Ángela María y Mauricio, hubo “mucha química”.

“Los dos –cuenta la menor– vienen a verme al hogar los fines de semana –mientras salen los papeles para poder salir con ellos–, traen películas y las vemos con los otros niños, tomamos gaseosa y hablamos de su vida y sus trabajos”.

En el grupo de familias hay médicos, ejecutivos, empleados de oficinas, amas de casa y maestros. Y Segura cuenta que también una viuda que ya educó a su propio hijo y ahora quiere apoyar a uno de los muchachos. “Son personas con grandes calidades humanas”, dice.

¿Cómo se crean los lazos? ‘Lazos de familia’ tiene dos opciones de apoyo para los niños: ser familia mentora o acogedora voluntaria.

La primera consiste en que una familia sirve de modelo o referente para el niño y lo ayuda en el desarrollo de sus competencias personales.

La segunda es la que determina la inclusión del menor en el hogar en fechas especiales (Navidad y Año Nuevo, por ejemplo) y vacaciones, y el compromiso de las familias es de, al menos, seis meses.

Según Segura, es necesario comprometerlas en tiempo, “porque estos niños están a cargo del Estado y un juez de Familia es el encargado de dar los permisos de salida”.

Édgar*, de 12 años, y su hermanita Roxana*, de 10, han hecho una buena relación con una familia, con la que han preparado galletas y masmelos y hasta han bailado salsa.

Arturo* también cuenta que la familia de Felipe y Marina, con la que ha tenido varios encuentros, lo ha ayudado con las tareas.

Para Segura es muy fácil dar un poco de felicidad a estos menores. “No es tanto cuestión de plata, sino de voluntad y amor”.

* Los nombres de los niños han sido cambiados .

OTROS PROGRAMAS PARA AYUDARLOS Además de ‘Lazos de familia’, el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) tiene el programa ‘Familias amigas’, que funciona en Bogotá con 78 grupos familiares ayudando a igual número de niños.

Según Yolanda Pinzón de Cantillo, coordinadora de estos proyectos en el ICBF, estos también funcionan con los niños de difícil adopción para “crear en ellos lazos afectivos de los menores con el exterior del hogar donde viven”.

Los niños de difícil adopción son aquellos que llegaron al ICBF después de haber dejado la etapa de bebés (de 0 a 3 años).

Pinzón afirma que los programas de ‘Lazos en familia’ y ‘Familias amigas’ no tienen como objetivo final la adopción definitiva del niño.

Sin embargo, no se descarta que, llegado el momento y si ha habido una buena relación entre la familia y el menor, se llegue a ese punto.

Las personas que quieran conocer más de estos programas pueden llamar a los teléfonos 2135697, 6378030 (Kidsave) y 221 3723, del ICBF.

OPINIÓN ''Para estar en ‘Lazos de familia’ no se necesita ser rico sino tener la intención de darles a estos niños cariño, compañía y amor, que es lo que más necesitan”.

Martha Eugenia Segura, directora ejecutiva de Kidsave en Colombia.

20.000 menores de edad están en Colombia bajo protección del Estado, para garantizarles la restitución de sus derechos. Viven en los hogares el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF)