Archivo

Sutamarchán: reconciliación a punta de tomatazos

Por tercer año consecutivo, en el municipio de Sutamarchán, en la provincia boyacense de Alto Ricaurte, se realizará una ‘tomatina’, evento en el que la gente dispondrá de 10 toneladas de la hortaliza con el único fin de lanzárselos unos contra otros.

02 de junio 2007 , 12:00 a.m.

Quizás no sea la forma más convencional de limar asperezas entre los colombianos, pero, precisamente, el slogan de este año para el certamen es el de ‘reconciliémonos a tomatazos’.

La idea, importada del pueblo español de Buñol, donde se emplean 120 toneladas de tomate, la implantó Heynner Suárez, ex funcionario del Instituto Colombiano Agropecuario (ICA) para estimular la producción de la especie.

Así, el domingo 10 de junio, el estadio municipal quedará convertido en un espeso tapete rojo, donde participarán no menos de 3.000 personas, de las que se espera salgan con una sonrisa de oreja a oreja y reconciliados con sus amigos, con sus familias y con el país.

“Además de la ya popular y divertida guerra de tomates (única en Colombia), en esta oportunidad el evento, que busca fortalecer el cultivo de tomate bajo invernadero en 13 municipios de Boyacá y tres de Cundinamarca, estará acompañado de muestras culturales y gastronómicas autóctonas de Boyacá, y de juegos tradicionales como el marrano enjabonado, la golosa, encostalados, carreras de burros y varas de premios”, dijo Suárez, coordinador general del evento.

La gran guerra de tomates (tomatina) no es más que una excusa para fortalecer una actividad que se convirtió en una nueva esperanza para el sector agrícola y campesino.

Este negocio, el cultivo del tomate, involucra a 300 productores de los municipios boyacenses de Sutamarchán, Santa Sofía, Villa de Leyva, Sáchica, Tinjacá, Ráquira, Samacá, Cucaita, Ganchantivá, Chiquinquirá, Moniquirá, Saboya y Sora, al igual que a Simijaca, Ubaté y Susa, en Cundinamarca.

Estos agricultores están reunidos en la Asociación de Cultivadores de Tomate Bajo Invernadero (Asotocol).

En los municipios tomateros descritos hay unas 300 hectáreas cultivadas con la hortaliza que producen, en promedio, 200 toneladas a la semana.

No se trata de un tomate común y corriente. Además de sembrarse bajo invernadero (no a cielo abierto como los demás), se cultiva bajo prácticas de agricultura orgánica (libre de insumos químicos y fertilizantes) y es tipo gourmet (para ensaladas y cocteles.

La producción actual se comercializa en almacenes de cadena como Éxito, Carulla, Pomona y Colsubsidio, y en restaurantes como Creepes & Wafles y en los cafés Oma.

El 10 por ciento de la producción se exporta hacia países como Canadá y otros de Centroamérica como Costa Rica y otro porcentaje se distribuye en centrales de abastos del país.

En la actualidad el cultivo genera 1.500 empleos directos y otros 1.500 indirectos para campesinos de la región.

Archivo – EL TIEMPO.

‘‘El cultivo del tomate es una de las actividades que más genera empleo en la región: unos 1.500 directos y otro número igual de indirectos”.

Heynner Suárez, coordinador general de la ‘tomatina’.