Archivo

‘Me siento perseguida por el Estado’

A Rocío Arias, la ex representante a la Cámara defensora del proceso de paz con las autodefensas, la vida le cambió desde el pasado 20 de julio. Ese día dejó de ser congresista y hoy, dice, vive amenazada.

02 de junio 2007 , 12:00 a.m.

Tras destaparse el escándalo de la ‘parapolítica’, Arias había guardado silencio. Se decidió a hablar, porque según le dijo a EL TIEMPO, después de todo lo que hizo, hoy se siente perseguida por el Estado, por eso está buscando asilo. Aunque le reclama duro al presidente Uribe, confiesa que sigue siendo una uribista de primera línea.

¿Por qué dice que el Gobierno la dejó sola? Me están siguiendo. Ahora confirmo que tenía el celular interceptado, cuando yo estaba cumpliendo una misión oficial desde la Comisión de Paz.

Tengo un esquema de seguridad muy precario. Yo era una de las consentidas del Presidente, entraba y salía de la Casa de Nariño y ahora ni siquiera me atienden. Si se encontrara con el Presidente, ¿qué le diría? Me parece que a él le dará mucha rabia que yo diga estas cosas, pero él me conoce, me parece que al Presidente le falta gratitud para extender una mirada generosa hacia sus amigos. Fui la defensora número uno del Presidente y de su política de seguridad en el Congreso. Hoy veo con mucha timidez la defensa que le hacen algunos uribistas. Son uribistas de momento. ¿Por qué el Gobierno recurrió a usted en el proceso? Porque sabían de mi trabajo por la paz, y porque estaba contemplado en el programa y la política del gobierno del Presidente. La única que acudió al llamado fue la autodefensa, y a eso le aposté, y sigo pensando que en Colombia tiene que hacerse la paz.

¿Ese camino es excarcelando guerrilleros y ‘parapolíticos’? Celebro esa decisión, me parece que puede contribuir a que haya paz y de algún modo puede ser un llamado de atención a las Farc para que no tengan la excusa de que el goberno no quiere hacer la paz con ellos. ¿El Presidente les tiró un salvavidas a sus amigos hoy presos? No. A pesar de que tengo diferencias, aquí sí veo la buena acción del Gobierno. Toda esa gente, está demostrado que el Gobierno los dejó solos.

Vea el caso de Eleonora (Pineda), una mujer que se dio la pela por ese proceso de paz, que gracias a la gestión que hicimos, hoy el país tiene más de 30 mil desmovilizados, y a los jefes los tienen en Itagüí. ¿qué más quieren? Por lo que le está pasando, ¿emprenderá alguna acción? Voy a demandar ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, para demostrar que aquí hay una persecución del Estado. No me siento segura.

Estoy pidiendo asilo y también sé que de la Cancillería le pidieron a Costa Rica que no me lo otorgara. En su indagatoria, Mancuso la mencionó, ¿porqué? No entiendo, él está en plan de decir toda la verdad, no sé que pensará él, o tal vez la mención que hizo fue mal interpretada.

¿Por qué a usted no la han tocado las investigaciones? Si hay algo que aclarar estoy dispuesta a hacerlo. Acompañé el proceso de paz desde la institucionalidad, lo hice público. Cuando iba a Ralito lo hacía por la puerta de adelante, lo vociferaba. Eso me trajo problemas, pero también hoy es la mejor carta de presentación en mi defensa. Todavía sigo creyendo en el proceso de paz y pienso que a uno no lo pueden detener por porte ilegal de pensamiento.

¿En la cárcel están todos los que son o no? Es un error judicializar a estas personas, respeto la decisión de la justicia, pero no la comparto, porque ellos vivían en paraestados dentro del Estado. Si hay un culpable que debería estar en el banquillo de los acusados es el Estado. Yo no tengo la culpa de que en mi región no mandara ni la Policía ni el Gobierno sino las autodefensas. ¿Las autodefensas le ayudaron a conseguir votos? No, eso no es cierto, mi elección fue limpia. Pueden investigarlo. Con ‘Macaco’ sí tuve cercanía, pero dentro del proceso de paz, porque para nadie es un secreto que el Bloque Central Bolívar tenía su accionar militar en la región del Bajo Cauca, de donde soy yo. De pronto a ellos les gustó mi propuesta de paz, pero eso no quiere decir que yo hubiera hecho compromisos de tipo electoral. ¿Puede demostrarlo? Tengo la certeza, pero más que la certeza, tengo la conciencia tranquila, la mirada alta y la seguridad de decir que mi elección no se debió a las autodefensas. Mi elección se debió al acompañamiento tan cercano que yo le hice al presidente Uribe hablando de su seguridad democrática.

¿Y su actuación en el Congreso? Mi actuación allí no fue producto de coincidencia, sino de unas circunstancias que se vivían en la región y fue de la mano de la política de seguridad democrática, de la cual yo fui digna expositora en el Congreso. .

''Si hay un culpable de lo que pasó en las regiones es el Estado. Sigo creyendo en el proceso de paz. A uno no lo pueden detener por porte ilegal de pensamiento”.

Rocío Arias Hoyos, ex representante a la Cámara