Archivo

El marino más viejo despide a su buque

El marinero más viejo del mundo le dará la bendición y verá irse, al fondo del mar, al último barco en el que pasó 20 años de su vida naval.

01 de junio 2007 , 12:00 a.m.

A pesar del dolor que lo embarga dice que siente el consuelo de que el ARC ‘Pedro de Heredia’ tendrá una ‘muerte’ digna en el fondo del mar. No se convertirá, como otros barcos, en hojas de cuchilla de afeitar.

Este buque será hundido de manera controlada cerca de la isla de Tierrabomba, en una ceremonia especial.

Se convertirá en un arrecife artificial para generar vida marina y fomentar el buceo turístico y la pesca en esta zona.

“Voy a sentir nostalgia, porque con el ‘Pedro de Heredia’ se va una parte de mi vida…tal vez lloraré”, confiesa con voz de duelo el suboficial jefe técnico de la Armada Nacional, Rafael Darío Valverde Burgos, contramaestre de maniobra, la mano derecha de un capitán de barco.

Este hombre de 86 años, que a simple vista no se le notan los achaques de su edad, el pasado 19 de mayo cumplió 66 años de marino activo de la Armada Nacional. Para todos en la Fuerza Naval del Caribe es “mi jefe”.

Valverde verá mañana irse al fondo del mar al último buque en donde realizó maniobras navales. La nave estaba desactivada desde el 2001, pero, en los últimos años, Valverde fue designado como su comandante, un cargo simbólico.

Buque ‘gringo’ Cuenta Valverde que el viejo ‘Pedro de Heredia’ pertenecía a la flota de Estados Unidos que combatió en la Segunda Guerra Mundial y que al incorporarse a Armada Colombiana cumplió misiones como la de vigilar y hacer respetar la soberanía en el mar Caribe, especialmente en aguas de San Andrés y Providencia.

También se encargaba de rescatar buques a la deriva y navegantes que venían de Nicaragua huyendo de su país. De igual manera fue fundamental para el apoyo a la población durante los azotes de huracanes como el ‘Andrew’, recuerda el capitán Hernán Espejo.

Desde hace dos años la Fuerza Naval empezó a planear su muerte digna. Fue liberado de residuos de combustibles, químicos, lubricantes y grasas. El sitio de hundimiento, explica el capitán Espejo, fue escogido para evitar que interfiera la navegación.

La operación de hundimiento controlada la realizarán 16 alumnos (oficiales y suboficiales) del curso de buceo y salvamento de la Fuerza Naval, y la acción será su tesis de grado.

El subfocial Valverde, le dirá adiós al buque de su corazón. volverá al sitio donde lo ‘sepulten’, para recordarlo y divertirse con una de sus más febriles aficiones: la pesca.

Al fondo del mar Caribe La Fuerza Naval le hará seguimiento al buque hundido para comprobar que cumplirá con la misión ecológica definida. El buque fue construido en los astilleros de Carolina del Sur (E.U.) en 1942 e incorporado a la Armada Estadounidense en 1943. El 20 de julio de 1979 fue lo adquirió la Armada Nacional.

En 20 años realizó 256 operaciones, navegó 220.127 millas en 1.836 días.

Tiene 62,5 metros de eslora y 11,9 metros de manga. Un calado de 15,5 pies de proa; y de popa, 17 pies.

''Voy a sentir nostalgia. Con el ‘Pedro de Heredia’ se va una parte de mi vida. Tal vez lloraré”.

Rafael Darío Valverde Burgos, suboficial de la Armada.