Archivo

POLICÍAS DE CUATRO OJOS

Si usted es de los que se vive quejando porque nunca encuentra un policía de Tránsito cuando lo necesita, no se afane: puede estar atendiendo alguno de los 1.288 vehículos que en promedio debe vigilar cada día o evitando que los conductores violen una de las 100 infracciones que contemplan los códigos. (VER CUADRO: INFRACCIONES DE TRANSITO)

31 de agosto 2002 , 12:00 a.m.

Si usted es de los que se vive quejando porque nunca encuentra un policía de Tránsito cuando lo necesita, no se afane: puede estar atendiendo alguno de los 1.288 vehículos que en promedio debe vigilar cada día o evitando que los conductores violen una de las 100 infracciones que contemplan los códigos.

(VER CUADRO: INFRACCIONES DE TRANSITO).

Los policías de Tránsito tienen tanto que hacer y todo al mismo tiempo, que tal vez por eso no terminan haciendo mucho.

Ni siquiera un superagente de cuatro ojos y con el don de la ubicuidad sería capaz de atender, además de las contravías y los semáforos en rojo, las arandelas del Pico y placa, el uso de celular con manos libre, la buena postura del cinturón de seguridad, el taxi pirata y, si prospera un proyecto de acuerdo del Concejo, el control a la emisión de gases de los vehículos.

No hay un estudio que mida el efecto de esta sobrecarga, pero las cifras son dicientes: en los últimos tres años el número de multas totales que se han impuesto vienen disminuyendo (ver recuadro).

Esto sucede mientras aumentan las quejas por la escasa presencia de agentes y el caos vial. Hace algo más de un mes, la Secretaría de Tránsito se comprometió a liderar la erradicación de la piratería de rutas en la Autopista Norte, pero no solamente los buses viejos volvieron, sino que varios ciudadanos han denunciado la invasión de carriles de TransMilenio en la calle 80, especialmente en la noche.

Tampoco es posible conseguir que la policía de Tránsito haga respetar la invasión de andenes y alamedas por cuenta de carros, motos, zorras, etc.

EL TIEMPO hizo ayer un recorrido entre las 10 y las 12 del día por la avenida 26, la Circunvalar, carreras 5a. y 6a., avenidas Primero de Mayo y Ciudad de Cali, entre otras, y no encontró ningún Policía de Tránsito, sólo jóvenes auxiliares.

Un agente que pidió reserva de su nombre, dijo: Hacemos lo que podemos con los recursos que tenemos, obviamente es muy complicado estar vigilando todo explicó . O nos dedicamos a hacer Pico y placa, o control de velocidad, o alcoholemia, pero todo no se puede hacer al tiempo .

Para Arturo Ardila, experto en transporte, es obvio que ningún cuerpo de policía del mundo puede detectar todas las infracciones. Lo que se busca es hacerle creer a la gente que la probabilidad de ser multada es alta si comete una infracción dice . Para ello la policía necesita de buenos equipos y generar una sensación de presencia en las calles, gracias a los patrullajes aleatorios .

Dónde está el Policía?.

En este momento, la fuerza efectiva de la entidad (sin contar los auxiliares bachilleres) está compuesta por 944 agentes. De estos, 91 están en vacaciones; 62, en comisión; 11, excusados, y cuatro ausentes por otras actividades.

Quedan 776 uniformados para vigilar 15.000 kilómetros de vías y algo más de un millón de vehículos.

Eso en el escenario optimista, porque en las calles hay menos, pues la fuerza disponible se divide en tres turnos al día. Es decir, 258 agentes por turno. Hace dos años, el número de oficiales efectivos estaba en 1.200, según reporte entregado por la propia Policía en ese momento.

Antonio Hernández, subsecretario de la STT, afirma que es evidente que los agentes tienen muchas responsabilidades. Obviamente nos falta pie de fuerza, pero también falta colaboración y autorregulación ciudadana .

Y es aquí donde estaría el principio de una solución: en la colaboración de conductores y peatones, pues mientras los primeros siempre quieren hacerle el quite al policía cuando van a cometer una infracción, los segundos sienten que las normas de tránsito solo se hicieron para los que van en carro y no para los que van a pie.

Así es en...

Londres (Gran Bretaña).

La Policía atiende los casos graves de violaciones de normas de tránsito. Existe un cuerpo especial para la vigilancia de los estacionamientos en calle, que son muy comunes, y son los encargados de entregar la multa. Las infracciones también son registradas por cámaras de video y las multas enviadas a la dirección del infractor.

Santiago (Chile).

El modelo que adoptó Bogotá se basó en el chileno. En ese país hay un cuerpo de policía militarizada (Carabineros de Chile) que se encarga de la seguridad, vigilancia, investigación de delitos y además del tránsito. No hay un cuerpo específico para esa tarea, aunque los carabineros están divididos por áreas.

Lima (Perú).

Es un cuerpo especializado que se encarga de realizar patrullaje a pie, motorizado y aéreo con el fin de controlar, racionalizar y acelerar el tránsito vehicular. Tiene a su disposición un centro de control para esa materia y cámaras de vigilancia únicamente destinadas al tema del tráfico de la ciudad.

Porto Alegre (Brasil).

Existe un cuerpo especializado denominado azuizinhos (celestes) porque su uniforme es de ese color. No están vinculados al esbatimento policial y su misión es recorrer las vías de la ciudad para mejorar el tráfico en lugares donde esté atascado en las horas pico. En el resto del día sancionan vehículos mal parqueados y atienden accidentes.

Quito (Ecuador).

La prioridad para los agentes de tránsito en Quito es la vigilancia de la correcta circulación vehicular en las calles y avenidas de la ciudad. También evitan el caos vehicular y vigilan el respeto a las leyes de tránsito. No se encargan de controlar a los transeúntes, ni tampoco a la delincuencia.