Archivo

Y DE LOS CELULARES QUÉ

Tener un teléfono celular se ha convertido en una necesidad justificada por muchas razones, como negocios, seguridad y el estar permanentemente comunicado.

19 de agosto 2002 , 12:00 a.m.

Tener un teléfono celular se ha convertido en una necesidad justificada por muchas razones, como negocios, seguridad y el estar permanentemente comunicado.

Sin embargo, a pesar de que las empresas de telefonía celular sostienen que las tarifas que actualmente aplican son muy baratas, sin incluir lo que se recoge por prepago, el otro factor importante, que es el servicio, nunca se menciona.

Sobre esto hay que decir que es bastante deficiente, hecho que es explicado en parte por la demora en meter en competencia a los operadores de PCS y por la falta de liquidez de los operadores actuales, que incide en tratar de generar ingresos ampliando su base de suscriptores pero sin ampliar las redes en una forma proporcional.

La verdad, monda y lironda, es que sin importar si el usuario es pospago o prepago, la tarifa que se le aplica habría que multiplicarla por dos o tres. Por qué? Nada más ni nada menos que por la deficiente calidad en el servicio, lo que obliga a que para poder tener una conversación por celular hay que llamar varias veces, ya porque se corta la llamada o ya porque no se oye bien y hay que colgar para remarcar.

Es bien sabido que tanto Comcel como Bellsouth están, por fin, ampliando sus redes. Ojalá esto redunde en una mejora en el servicio. Está por verse. No queda la menor duda de que estas ampliaciones, así como el que hayan tomado la decisión de cambiar la tecnología, el primero a GSM y el segundo a CDMA, se deben muy seguramente a la amenaza de la llegada de una competencia que viene con recursos frescos y con tecnología actualizada.

Quién no consideraría una opción diferente a las actuales si se garantiza un buen cubrimiento y una excelente calidad en el servicio? Creo que aquí cabemos todos los que tenemos que marcar y marcar para poder completar una llamada. No hay que decirse mentiras sobre servicios adicionales que generarían altos ingresos. La competencia durante los próximos años se va a dar en el servicio de voz.

Con respecto al valor de la subasta de PCS, que es el tema más importante tanto para los usuarios, porque se beneficiarían de tarifas bajas, como para los operadores de celular, para que no se les viole el supuesto equilibrio económico en caso de ser bajo, se tiene el precedente en Chile, país en el que hace poco, por dos licencias PCS se pagaron 12 y 16 millones de dólares. Estas cifras están muy alejadas a lo que los operadores colombianos quieren y muy cerca de lo que el país necesita.

guisan@eltiempo.com.co