Archivo

LA LEY DEL EMBUDO:

Señor Director:

31 de agosto 2002 , 12:00 a.m.

Señor Director:.

El argumento más fuerte de la administración distrital para suprimir las primas extralegales de los funcionarios del Distrito tiene que ver con el concepto a igual trabajo, igual remuneración . Lo contradictorio e indignante es que este concepto es aplicado únicamente cuando beneficia las finanzas del Distrito y no cuando hace justicia con los trabajadores.

Para la muestra un botón: desde hace varios años, los guardianes de la Cárcel Distrital, en su condición de funcionarios penitenciarios de alto riesgo, vienen adelantando peticiones, acciones y demás, para que se les reconozca los beneficios que la ley otorga a este tipo de trabajadores. De esta manera, se les nivelaría con los guardianes del Inpec, quienes actualmente cumplen iguales funciones, pero cuentan con algunos beneficios de ley que la administración distrital sistemáticamente les ha negado. Esa sí que es la ley del embudo. A pesar de contar con conceptos favorables por parte del Ministerio de Trabajo y otros entes fiscalizadores, la administración distrital insistentemente se ha hecho la sorda ante esta justa súplica.

Esto es prueba de que existe una doble moral en la aplicación de la justicia en el Distrito.

Yovany Jiménez G.

Bogotá