Archivo

QUÉ PASA CON EL SQUASH

El circuito mundial de la PSA (Professional Squash Association) aterrizó en Colombia esta semana. Hoy, en el Club El Nogal, en Bogotá, termina el VII Colombian Open, el torneo que cada año es la vitrina de este deporte y que, por primera vez, tuvo a dos jugadores nacionales entre los 16 mejores.

18 de agosto 2002 , 12:00 a.m.

El circuito mundial de la PSA (Professional Squash Association) aterrizó en Colombia esta semana. Hoy, en el Club El Nogal, en Bogotá, termina el VII Colombian Open, el torneo que cada año es la vitrina de este deporte y que, por primera vez, tuvo a dos jugadores nacionales entre los 16 mejores.

Unos 300 aficionados gozaron cada día con la presencia en el cuadro principal de Miguel Angel Rodríguez, quien a sus 16 años recibió una tarjeta de invitación, y de Bernardo Samper, que ganó tres partidos en el cuadro de clasificación.

Pero fueron eliminados en la primera ronda y solo quedaron extranjeros vivos. Qué pasa con esta disciplina?. Para Samper, campeón universitario en Estados Unidos, el problema es la falta de patrocinio. Aquí hay talento, pero los juveniles no viajan a jugar y nos quedamos por debajo de los demás , asegura este bogotano de 20 años, que venció al número 81 del mundo en el qualy.

Rodríguez coincide. Acá no le creen a uno. Fíjese en Montoya, a él apenas lo patrocinaron cuando era un duro. Yo he podido viajar gracias al Club El Nogal y a la Bolsa de Bogotá, que me han apoyado , dice. A la falta de ayuda se suma la poca popularidad del squash. Hay que poner canchas públicas porque solo las hay en los clubes y la gente no puede entrar. , añade.

Pero hay más factores. Según Alfonso Vargas, profesor del Bogotá Tennis Club, quien le enseñó a jugar a Samper, en Colombia no hay muchos jugadores buenos porque el deporte es una opción lejana. Varios se quedaron por preferir el estudio sobre el squash , cuenta.

Pero hay optimismo. Le veo mucho futuro al squash colombiano. La cancha de vidrio va a popularizarlo y más gente va a querer patrocinarlo. Pero si no mejora la situación del país y no se le cree al squash, vamos a seguir igual , advierte Samper.

juauri@eltiempo.com.co.

Un bache entre las mujeres.

Isabel Restrepo tiene 18 años y es la número uno de Colombia. Para esta antioqueña, que desde los 13 años dejó el nado sincronizado para dedicarse al squash, la falta de buenas jugadoras en el país se debe a la salida de las veteranas, hace unos dos años.

Cuando jugadoras como la Tata Castro, Diana Samper, Isabel Botero y Cristina Matiz se retiraron, las jóvenes nos quedamos sin la competencia con ellas, que era muy importante para mejorar , explica Restrepo, quien representará a Colombia en los Panamericanos de squash en Quito, a finales de este mes.

Según la mejor squashista en la historia de Colombia, María Teresa la Tata Castro, quien se retiró del squash hace dos años y ahora juega golf profesional en Estados Unidos, el problema es físico y de mentalidad, pues dice que la mujer latina es de contextura frágil y no le gustan los deportes fuertes.

Me salí del squash porque ya llevaba 15 años compitiendo y en Colombia nunca tuve una rival contundente , afirma esta antioqueña de 37 años, que juega en el Futures Tour, el circuito previo al de la LPGA (Ladies Professional Golf Association).