Archivo

UN PROYECTO DESCARRILADO

El tono fuerte con el que el ministro de Transporte, Andrés Uriel Gallego, se refirió al contrato firmado el 31 de julio entre Ferrovías y la Empresa Tren de Occidente, es proporcional a la cuantía de los recursos de la Nación que están involucrados en el mismo: entre 50 y 68 millones de dólares.

17 de agosto 2002 , 12:00 a.m.

El tono fuerte con el que el ministro de Transporte, Andrés Uriel Gallego, se refirió al contrato firmado el 31 de julio entre Ferrovías y la Empresa Tren de Occidente, es proporcional a la cuantía de los recursos de la Nación que están involucrados en el mismo: entre 50 y 68 millones de dólares.

Ese contrato, que hizo rodar la cabeza del presidente de Ferrovías, Diego Luis Noguera, "era la única salida al problema de invasión y expropiación de un trayecto de dos kilómetros por donde deben tenderse los rieles", aseguró el presidente del concesionario Tren de Occidente, Alfonso Patiño.

Gallego, sin embargo, para quien "Ferrovías es un desastre y las concesiones también", sostiene que el contrato era inconveniente y que, por esto, vigilarán muy de cerca su ejecución.

Ayer, Patiño se puso a disposición del Ministerio de Transporte para analizar a profundidad los alcances, "los beneficios y conveniencia para el país" de los términos en que quedó redactado el contrato, que ha levantado una verdadera catarata de declaraciones de funcionarios de la administración Pastrana y del gobierno actual (ver nota página 1-2).

De acuerdo con Patiño, Ferrovías tenía que entregarle a Tren de Occidente el tramo Cartago-La Felisa en condiciones mínimas de transitabilidad para proceder a su rehabilitación y conservación.

Ferrovías, agregó, no pudo cumplir el compromiso porque no solo el entonces alcalde de Pereira le expropió los terrenos del corredor férreo en un pequeño trayecto que pasa por Puerto Caldas, corregimiento de la capital risaraldense, sino que también enfrenta invasiones en el mismo sector.

Se piensa en la variante.

"Nosotros podemos construir una variante sin costo adicional para el proyecto", señaló Patiño, quien insiste en que si la Nación emprende la reconstrucción de los 115 kilómetros de la red férrea Cartago-La Felisa le costará 65 millones de dólares.

Patiño agregó que "como quedó el Documento de Transacción así le llaman al contrato firmado el 31 de julio el costo será de 50 millones de dólares: 22 que ya están presupuestados por Ferrovías para la rehabilitación y 28 adicionales" derivados de las actuales condiciones del corredor. El ahorro sería de 18 millones de dólares.

Como el Documento de Transacción pasa a ser cosa juzgada, "la Nación no debe temer por ninguna demanda de parte nuestra, pues lo único que nos interesa es finalizar este proyecto", que comprende 500 kilómetros en total y va hasta Buenaventura, y permitirá la movilización de tres millones de toneladas de carga al año.

Desde el 14 de marzo del 2000, dijo el presidente de Tren de Occidente, se venía examinando con Ferrovías la forma de superar el inconveniente de las invasiones y la expropiación en el paso por Puerto Caldas.

Las partes se comprometieron a encontrarle una salida y pusieron como fecha límite el 31 de agosto próximo. Sin embargo, Noguera decidió que era mejor finiquitar el asunto un mes antes.

Patiño dice que a Tren de Occidente le resulta más barato que a la Nación la reconstrucción del tramo aludido, porque goza de economías de escala, tiene la maquinaria especializada para los trabajos y la empresa es propietaria de una fábrica en Yumbo (Valle) que produce 1.100 traviesas diarias, indispensables para las obras.

Además, están inscritos en el Plan Vallejo, modalidad de importación que les otorga exenciones arancelarias entre el 10 y el 15 por ciento para el ingreso de determinados bienes, equipos e insumos y el pago del IVA está diferido hasta el 2013.

Ley permitía la expropiación.

A lo largo de la banca del desaparecido ferrocarril que atraviesa Pereira, hoy se levantan más de cinco barrios de invasión. Son construcciones de al menos 30 años.

Sobre esta situación de los predios que pertenecieron a Ferrovías, el ex alcalde Juan Manuel Arango señala que por mucho tiempo distintas administraciones mantuvieron contactos con esa entidad para definir la situación de los predios y hacer la escrituración, con resultados negativos.

"Ni ellos mismos sabían dónde tenías las escrituras; tuve que ayudarles a buscarlas. Aprovechando la ley de reforma urbana que permitía a los alcaldes expropiar para legalizar terrenos y desarrollar vivienda, en 1997, se siguió ese modelo para hacer las escrituraciones. Algunas escrituras fueron entregadas el año pasado y otras este año. Ha sido un proceso lento", expresó Arango.

Agregó que se expidió una resolución y se notificó a Ferrovías, pero este organismo nunca respondió, por lo que la resolución quedó en firme. Señaló además que toda la situación generada con el ex director de Ferrovías obedece a la falta de previsión y planeación del Gobierno Nacional.

Los diputados Mario Marín Hincapié y Carlos Alfredo Crosthwaite anunciaron una investigación y seguimiento sobre todo el proceso para hacer un pronunciamiento público sobre el caso.

BLas estaciones del tren.

-En 1998, Ferrovías firmó con la empresa Tren de Occidente el contrato de concesión de la Red Pacífica, que incluye las líneas Buenaventura-Cali, Cali-La Felisa y Zarzal-La Tebaida.

-El concesionario se comprometió a rehabilitar, conservar, operar y explotar durante 30 años, a partir de un otrosí firmado en marzo del 2000, 500 kilómetros de la infraestructura de transporte férreo de carga de la Red Pacífica.

-El contrato incluyó la construcción, operación y mantenimiento de una terminal de transferencia de carga en La Felisa.

-En diciembre de este año, según Tren de Occidente, quedarán habilitados 270 kilómetros correspondientes al tramo Buenaventura-Andalucía.

-El tramo Cartago-La Felisa, de 115 kilómetros, debía entregarse el 15 de febrero del próximo año, pero las invasiones y la expropiación de un trecho en Puerto Caldas enredaron la ejecución de la obra.

-En la reconstrucción de ese tramo la Nación tendría que invertir 65 millones de dólares; ahora, a cargo de Tren de Occidente, el costo será de 50 millones, siempre por cuenta de Ferrovías-la Nación.

-La semana próxima Tren de Occidente iniciará la contratación de los estudios de ingeniería y diseño de las obras, los trabajos de protección del río Cauca y pedirán al Ministerio del Medio Ambiente los términos de referencia ambiental para las mismas. Igualmente, comenzarán las gestiones con las comunidades asentadas a lo largo del trazado férreo.

-Tren de Occidente está gestionando con la banca colombiana e internacional y organismos de fomento la financiación necesaria para el 2003 y 2004 y la relacionada con la compra de locomotoras.