Archivo

LUBRICANTES, PASAN ACEITE

Los problemas de orden público, así como la crisis económica por la que atraviesan miles de propietarios de vehículos particulares y de carga, tienen pasando aceite al negocio de los lubricantes, que este año se ha contraído 4,6 por ciento, según cifras de la industria.

17 de agosto 2002 , 12:00 a.m.

Los problemas de orden público, así como la crisis económica por la que atraviesan miles de propietarios de vehículos particulares y de carga, tienen pasando aceite al negocio de los lubricantes, que este año se ha contraído 4,6 por ciento, según cifras de la industria.

El tradicional cambio de aceite de los carros ya no se está haciendo a los 3.000 sino a los 8.000 kilómetros o más. El conflicto armado también ha influido en las menores ventas de lubricantes para vehículos de carga y motonaves que suelen desplazarse por los ríos del país.

Otro factor que ha contribuido ha sido la débil recuperación industrial, que también es un importante consumidor de productos como grasas y aceites para engranajes.

La entrada de Transmilenio ha sacado muchos buses de circulación y por la recesión la gente no cambia tan rápido el aceite como antes , dijo a EL TIEMPO Luis Alvaro Méndez, gerente de lubricantes de Terpel.

Mecánicos consultados coincidieron en afirmar que ahora la gente no cambia totalmente el aceite y que simplemente compra una pintica , menos de un cuarto para lubricar el motor del vehículo.

Algunas señas.

A pesar del panorama, la reactivación en la venta de vehículos particulares este año es una señal de esperanza para este sector, que anualmente mueve 516.000 millones de pesos, representados en la comercialización de 43,5 millones de galones, de los cuales el 75 por ciento consume el sector automotor y el 25 por ciento la industria.

En Colombia el mercado de los lubricantes se lo reparten Mobil con 23 por ciento, Texaco con el 21, Shell con 19, Terpel con 11, Esso con 10,6 y Castrol con un 2,6 por ciento. El 12,8 por ciento restante lo integran otras marcas.

Con este telón de fondo, empresas como Terpel y Texaco tratan de capotear la crisis y por eso han diseñado nuevas estrategias de mercadeo para captar nuevos consumidores.

Terpel se la jugó con un cambio de imagen en las etiquetas, en la que se hará más énfasis en la marca y no en el nombre de cada uno de sus productos para facilitar la identificación por parte de los compradores. Esta empresa también planea comenzar la exportación de sus productos a Ecuador en noviembre.

Por su parte, Texaco creó La Brigada Texaco , un concurso que premia con electrodomésticos y bicicletas, la fidelidad de los compradores de los productos de esta empresa.

FOTO.

Los consumidores cada vez están demorando más el cambio de aceite, lo que ha repercutido en las ventas.

Archivo / EL TIEMPO