Archivo

REVUELO POR ELECCIÓN DE NUEVA REINA

Apenas Diana Lucía Mantilla Prada se puso en la medianoche del jueves la corona de nueva Señorita Santander comenzó una novela sobre un posible fraude.

17 de agosto 2002 , 12:00 a.m.

Apenas Diana Lucía Mantilla Prada se puso en la medianoche del jueves la corona de nueva Señorita Santander comenzó una novela sobre un posible fraude.

Minutos después de que Mantilla, hija de una ex Señorita Santander, fue escogida por el jurado, cuyos miembros son los mismos integrantes del Comité Departamental de la Belleza, las restantes cuatro candidatas denunciaron que desde semanas atrás se había dispuesto que la seleccionada iba a ser la reina.

Los comentarios generaron que una sexta aspirante, Paula Andrea Herrera Lozano, renunciara la semana pasada porque "estaba segura de que Diana iba a ganar". Herrera aseguró que la escogencia de Mantilla se finiquitó el pasado lunes en una reunión que se cumplió en el Club del Comercio.

"Desde el año pasado se comentaba que Diana iba a ser la elegida. El reinado en Bucaramanga se convirtió en una rosca de clubes sociales. La mamá de la reina perteneció al Comité Departamental y conoce a varios jurados", agregó Herrera, quien hace un mes ganó en el reinado de Norte de Santander, pero por haber intervenido en el 2001 en el certamen de Santander no pudo representar al departamento fronterizo en Cartagena.

A pesar de que Raimundo Angulo precisó que Herrera podría buscar el cetro en representación de Santander, la joven asegura haber recibido varias llamadas anónimas en la que una mujer le aseguraba que si insistía con participar en el reinado de este departamento la involucrarían en un escándalo de grandes proporciones.

Diana Mantilla, la ganadora, calificó los comentarios de especulaciones y manifestó que sus padres nunca manipularon a los jurados para que ella fuera escogida.

"El fallo fue el acertado porque yo soy la niña que reúno todas las cualidades exigidas y soy quien mejor puedo representar al departamento. Es normal que las niñas se sientan tristes, pero aclaro que yo no estaba ciento por ciento segura de mi triunfo" acotó Mantilla.

Pero Herrera no es la única que habla del presunto fraude. Laura Acuña, estudiante de Derecho en la Universidad Autónoma de Bucaramanga, y quien quedó de virreina en el acto que se cumplió en el Club Unión, aseguró que las denuncias se formularon desde el principio del certamen debido a las presuntas influencias que los padres de Diana Mantilla tendrían sobre los nueve miembros del jurado.

"Lo que pasó aquí en Bucaramanga es un atraco de frente. Es una situación indignante porque irrespetaron a toda la comunidad. Si ya el jurado sabía que iban a designar a Diana lo mejor es que la hubieran nombrado por decreto y no nos hubieran puesto de teloneras en un espectáculo tan bochornoso", precisó Acuña.

Herrera y Acuña dijeron que el miércoles de la semana pasada todas las candidatas, con excepción de Mantilla, habían renunciado, alegando que esta sería la ganadora, pero el Comité Departamental las convenció de que permanecieran y no se retiraran del certamen.

Jorge Durán, presidente del Comité Departamental de la Belleza, confirmó que las candidatas querían renunciar por los rumores que se estaban generando, pero aseguró que la elección fue transparente.