Archivo

EL RINCÓN CRÍTICO

Tatiana Ariza tiene la mayor cuota de pantalla de la televisión colombiana. Media hora en la mañana. Media hora al medio día. Una hora para ella solita. Una hora para que nos engolosinemos con su seducción y el vacío de sentido. Con la retórica de las estéticas de salón de belleza y las palabras bellas sin emoción. Doña Tatiana puede ser todo lo versátil que se quiera, lo espontánea que enamora, lo vital que llena la pantalla, pero tanta Tatiana para tan poco mensaje puede terminar por enviarnos a otra parte. Hay que cuidar su exposición y lo que se dice!

30 de agosto 2002 , 12:00 a.m.

Tatiana Ariza tiene la mayor cuota de pantalla de la televisión colombiana. Media hora en la mañana. Media hora al medio día. Una hora para ella solita. Una hora para que nos engolosinemos con su seducción y el vacío de sentido. Con la retórica de las estéticas de salón de belleza y las palabras bellas sin emoción. Doña Tatiana puede ser todo lo versátil que se quiera, lo espontánea que enamora, lo vital que llena la pantalla, pero tanta Tatiana para tan poco mensaje puede terminar por enviarnos a otra parte. Hay que cuidar su exposición y lo que se dice!.

Tatiana Ariza.

Hay muchos factores que han incidido para que mi presencia en la pantalla se haya incrementado. En primer lugar desde que empecé en la sección nos hemos descentralizado. Ahora viajamos por todo el país para hacer notas y la gente nos pide que cubramos muchos eventos en los diferentes sitios donde estamos. También nos hemos preocupado por tener una gran variedad de temas por emisión. Esto requiere más espacio para contar las historias.