Archivo

SÉPTIMA VELOCIDAD

No le gusta: Desde el año pasado sabemos que el circuito de Hungría no es del gusto de Montoya y, además, tampoco le fue bien. Ese tipo de apreciaciones hay que tenerlas en cuenta, pero si logra otra pole seguramente derrumbará todo lo que ha dicho.

17 de agosto 2002 , 12:00 a.m.

No le gusta: Desde el año pasado sabemos que el circuito de Hungría no es del gusto de Montoya y, además, tampoco le fue bien. Ese tipo de apreciaciones hay que tenerlas en cuenta, pero si logra otra pole seguramente derrumbará todo lo que ha dicho.

Ojo al termómetro: Si la temperatura es alta y la presión barométrica es la esperada, el dolor de cabeza será evitar que los motores se sobrecalienten. Además, por el tipo de trazado, los alerones delanteros irán muy inclinados, posición que desvía el paso del aire que enfría los radiadores de agua y aceite. Otro factor negativo es la cantidad de tierra y suciedad que tiene la pista.

Todo por la plata: Lo de la escudería Arrows es cada día más grave y este fin de semana no correrá por falta de plata. Mientras tanto, Alex Yoong, que pone una buena cantidad de dólares en Minardi, quedó en la banca y será reemplazado por el tester de BAR, Anthony Davidson, a quien sí le tienen que pagar.

Dueño de la verdad: Sir Frank Williams afirmó que el actual Ferrari es como caído del cielo y que mientras esté M. Schumacher será muy difícil superar esta combinación. También recordó que en cada década hay un número uno. Antes fue Senna, ahora M. Schumacher y viene Montoya porque, según él, no hay ningún piloto tan agresivo como el colombiano.

Pronósticos: Hasta hoy muy tristes. Pero deberán ser los Ferrari, con Ralph y Raikkonen detrás. Ojo con los Sauber y que a Juan Pablo Dios lo ayude.