Archivo

ECUADOR PIDE CIERRE NOCTURNO

La propuesta de cerrar la frontera entre las 10 de la noche y las 6 de la mañana tiene divididas las opiniones de los gobernantes, dirigentes gremiales y autoridades del departamento de Nariño (Colombia) y la Provincia de El Carchi (Ecuador).

16 de agosto 2002 , 12:00 a.m.

La propuesta de cerrar la frontera entre las 10 de la noche y las 6 de la mañana tiene divididas las opiniones de los gobernantes, dirigentes gremiales y autoridades del departamento de Nariño (Colombia) y la Provincia de El Carchi (Ecuador).

Mientras en el lado colombiano el criterio es mantener el paso abierto las 24 horas del día, los ecuatorianos aseguran que la medida permitiría disminuir los índices de violencia en la región, de los cuales se responsabiliza a colombianos.

Una decisión de esta naturaleza es competencia de los ministerios de Relaciones Exteriores de ambos países, pero hasta ahora no se han pronunciado.

El tema fue debatido durante una reunión de la Comisión de Vecindad Colombo-Ecuatoriana celebrada el pasado 5 de agosto en Tulcán (Ecuador).

Edgar Moscoso, gobernador de la Provincia de El Carchi, dijo que la propuesta de cerrar la frontera en horas de la noche proviene de los transportadores de su país y tiene justificación en el incremento de la violencia.

Más seguridad.

Para el gobernador de Nariño, Parmenio Cuéllar, "cerrar la frontera en horas de la noche sería retroceder en el proceso de integración y afectaría las relaciones comerciales entre los dos países".

Luego de la reunión binacional se acordó reforzar las medidas de vigilancia y control. El Gobierno ecuatoriano ordenó redoblar la vigilancia en siete pasos fronterizos con Colombia, en los sitios de Cajas, en límites entre Imbabura y Pichincha; en Baeza (Napo); La Concordia y Lita, en el sector de Esmeraldas en la costa pacífica.

También se determinó montar retenes móviles entre Rumichaca y El Juncal. En Tulcán, capital de la Provincia de El Carchi, se organizó un escuadrón motorizado, del que hacen parte 32 agentes, para vigilar la población limítrofe con Colombia.

Las autoridades ecuatorianas han indicado además que se estudia la posibilidad exigir un visado especial para los colombianos.

Para mediados de septiembre está prevista una reunión entre los cancilleres para definir si hacia el futuro la frontera permanecerá abierta las 24 horas del día.