Archivo

EJECUTIVOS DE WORLDCOM, ENCAUSADOS POR FRAUDE

En un intento por dar un fuerte impulso al caso de WorldCom, los fiscales federales lograron un encausamiento contra Scott Sullivan, antaño el director financiero más celebrado en los círculos de Wall Street, acusándolo de orquestar un fraude masivo en WorldCom Inc. por US$7.200 millones. Asimismo, un jurado de instrucción encausó en Nueva York a un ejecutivo contable de mediano nivel de la compañía, BufordYates, que recibía y ejecutaba órdenes de Sullivan. Sullivan y Yates fueron acusados cada uno de un cargo de confabularse para cometer fraude de valores; de cometer fraude de valores y de cinco cargos de hacer declaraciones falsas ante la Comisión de Bolsa y Valores de EE.UU. (SEC).

29 de agosto 2002 , 12:00 a.m.

En un intento por dar un fuerte impulso al caso de WorldCom, los fiscales federales lograron un encausamiento contra Scott Sullivan, antaño el director financiero más celebrado en los círculos de Wall Street, acusándolo de orquestar un fraude masivo en WorldCom Inc. por US$7.200 millones. Asimismo, un jurado de instrucción encausó en Nueva York a un ejecutivo contable de mediano nivel de la compañía, BufordYates, que recibía y ejecutaba órdenes de Sullivan.

Sullivan y Yates fueron acusados cada uno de un cargo de confabularse para cometer fraude de valores; de cometer fraude de valores y de cinco cargos de hacer declaraciones falsas ante la Comisión de Bolsa y Valores de EE.UU. (SEC).

Los cargos conllevan una condena máxima de 65 años en prisión y multas de US$2,25 millones.

Se espera que Yates se declare culpable y coopere con las autoridades, dijeron fuentes cercanas a la situación. Los fiscales describen su estrategia de enfocarse en ejecutivos de nivel medio que trabajaban bajo las órdenes de Sullivan como un intento de enviar un fuerte mensaje a aquéllos que siguen órdenes.

a perseguir a los directores generales de finanzas y a los contralores que dan órdenes desde arriba para cometer crímenes de cuello blancodijo el fiscal James Comey en un comunicado.también vamos tras los empleados de todos los niveles que, con conocimiento de causa, llevan a cabo ardides criminales que defraudan al público inversionista.

Pero es claro que los fiscales necesitan evidencia adicional antes de que puedan a acusar a ejecutivos de muy alto nivel, particularmente Bernard J. Ebbers, el ex presidente ejecutivo de WorldCom. En un principio, Sullivan fue visto como alguien dispuesto a ayudar al gobierno a materializar un caso contra Ebbers, quien ha dicho que no tenía conocimiento de las acciones de Sullivan. Pero no ha sido fácil asegurar la cooperación de Sullivan en el caso y, sin su ayuda, probar un vínculo con Ebbers podría ser un reto. Esto es, en parte, porque aun en casos donde el fraude es claro, como en en WorldCom, materializar un caso que llegue hasta los tribunales no es fácil.

Lo mismo ha ocurrido con una serie de casos similares, de Enron Corp. a Global Crossing Ltd. El encausamiento de ejecutivos de nivel medio es similar al caso Enron, donde Michael Kopper se declaró culpable de dos cargos de fraude la semana pasada y acordó cooperar con la investigación del gobierno. Irv Nathan, el abogado de Sullivan, no devolvió las llamadas para comentar sobre el asunto.

El abogado de Ebbers, Reid Weingarten, dijo en un comunicado que:pena por estos individuos. Nuestra información y conocimiento de estos individuos nos dificulta creer que cualquiera actuó con intención criminal en conexión con estas decisiones contables.

Cristopher Bebel, ex fiscal federal, dice que el gobierno generalmente es reacio a perseguir lossoldadosAquellos que cumplen las órdens por el solo temor a perder sus trabajos. Pero en este caso ha sido diferente.