Archivo

FOX LIBRA BATALLA FINAL PARA LIBERALIZAR EL MERCADO ELÉCTRICO

El presidente Vicente Fox está echando mano de todo lo que está a su alcance para obtener, de un dividido Congreso, la aprobación de una reforma constitucional clave con la que espera atraer miles de millones de dólares al sector de energía eléctrica de México. (VER GRAFICA: MAS ENERGIA)

29 de agosto 2002 , 12:00 a.m.

El presidente Vicente Fox está echando mano de todo lo que está a su alcance para obtener, de un dividido Congreso, la aprobación de una reforma constitucional clave con la que espera atraer miles de millones de dólares al sector de energía eléctrica de México.

(VER GRAFICA: MAS ENERGIA).

Además de las empresas generadoras (ansiosas por llevarse un pedazo del pastel), un amplio grupo de inversionistas mirará el debate con mucho cuidado, buscando señales de que Fox puede poner nuevamente sobre rieles su estancada agenda de reforma.

La reforma propuesta permitiría a los generadores privados suministrar energía a cerca de 400 grandes consumidores, un mercado potencial de unos US$2.000 millones al año. Actualmente, bajo la constitución mexicana, sólo el Estado tiene el derecho de generar electricidad para uso público.

Representantes del gobierno y la empresa privada insisten en que el futuro del desarrollo económico de México yace en la aprobación de esta reforma.

México espera que inversionistas privados pondrán buena parte de los US$65.000 millones que el país necesita para invertir en la actualización de su vieja red de energía para 2010, simplemente para mantenerse a tono con el crecimiento de la demanda. Actualmente, el 44% de las plantas de energía del país tienen más de 30 años, un porcentaje que llegará a 70% en 2010.

reforma es indispensabledijo Eugenio Clariond, presidente ejecutivo de IMSA, conglomerado industrial con sede en Monterrey.no se aprueba la reforma] la falta de energía podría convertirse en un cuello de botella para la industria.

Al permitir a grandes consumidores elegir entre proveedores privados o la estatal Comisión Federal de Electricidad (CFE), la medida desataría competencia, obligando a la estatal a volverse más eficiente, dice la teoría. La distribución permanecería como la única competencia del Estado.

La suerte de esta propuesta es clave para el futuro político del presidente y su partido. Fox, que hace dos años puso fin a 71 años de hegemonía del Partido Revolucionario Institucional (PRI), produjo grandes expectativas de reformas radicales. Pero sus iniciativas se han o estancado o han sido rechazadas en el Congreso, donde su Partido Acción Nacional no posee una mayoría.

El mandatario mexicano enfrenta una dura batalla en el período legislativo que empieza la próxima semana. Para conseguir la mayoría necesaria en el Congreso para aprobar la reforma eléctrica, Fox necesita los votos del principal partido de oposición, el PRI, que públicamente se ha manifestado en contra. Pero en días recientes, a medida que Fox ha intensificado su cabildeo, ha habido señales de que el paquete de reforma puede tener una oportunidad.

La reforma permitiría a los productores privados vender energía eléctrica directamente a grandes consumidores y solucionaría un potencial dilema legal que causa problema a los productores privados independientes.

Aunque la Constitución de México le reserva al Estado el derecho de generar electricidad para uso público, desde 1992 la nación le ha permitido a compañías privadas generar energía para usos propio o para venderla en contratos a largo plazo a la CFE.técnicamente inconstitucional, pero no ilegaldice Eduardo Andrade, presidente de la Asociación Mexicana de Energía Eléctrica, que agrupa a productores privados.

De hecho, un número de energéticas de EE.UU. ya operan en México. Sempra Energy, de San Diego, está construyendo una planta de US$350 millones en Mexicali, donde InterGen, de Boston, también hace lo propio con una planta de US$748 millones. El gigante AES, que opera una planta de energía en Yucatán desde 2000, está a favor de los cambios.nosotros, las reformas propuestas son un primer paso para acabar con la falta de claridad jurídicadice Aldo Curzio, director general de AES Mexico Development.