Archivo

PENSIONES: VUELVEN AL PARTIDOR

El gobierno decidió presentar al Congreso de la República un nuevo proyecto de Ley de reforma al régimen de pensiones y desconocer el aprobado por la Comisión VII del Senado de la República en las sesiones del primer semestre de este año.

16 de agosto 2002 , 12:00 a.m.

El gobierno decidió presentar al Congreso de la República un nuevo proyecto de Ley de reforma al régimen de pensiones y desconocer el aprobado por la Comisión VII del Senado de la República en las sesiones del primer semestre de este año.

La versión nueva de la reforma pensional será más radical que la anterior pues incluye un aumento en la cotización, una reducción del régimen de transición contemplado en la ley actual y la no garantía de la pensión mínima por parte del Estado en el caso de los fondos privados de pensiones, entre otros puntos, ninguno de los cuales se incluía en el proyecto anterior.

En los anteriores términos, es muy probable que la nueva iniciativa sea presentada a mediados de la semana entrante por el ministro de Salud y Trabajo, Juan Luis Londoño de la Cuesta, una vez arranquen las comisiones legislativas en el Congreso.

Las discusiones y aprobación del proyecto de ley en el Senado de la República generó discrepencias entre el ministro de Hacienda del gobierno anterior, Juan Manuel Santos, quién defendió la iniciativa y el titular designado por el nuevo gobierno en Salud y Trabajo, Juan Luis Londoño.

Santos le pidió a Londoño no interferir la acción del gobierno que terminaba el 7 de agosto y Londoño advirtió su desacuerdo en algunos aspectos de la iniciativa como el aumento en la cotización pues consideraba que era un elemento de desestímulo al empleo, uno de los objetivos de la nueva administración.

Con la presentación de la reforma pensional por parte de Londoño, quedan en el Congreso tres proyectos de ley sobre el mismo tema, pues además del aprobado por la Comisión VII en primera vuelta, está uno de iniciativa parlamentaria radicado por un grupo de parlamentarios encabezados por los senadores Piedad Córdoba y Carlos Gaviria.

Aunque no es oficial, es probable que la presentación del proyecto por parte del gobierno nacional incluya un mensaje de urgencia, con lo cual se agilizará el estudio de la propuesta a través de la fusión de las dos comisiones legislativas de Cámara y Senado.

-Seguro de desempleo:.

El proyecto contempla un programa de protección de ingresos mínimos y la creación de un seguro de desempleo.

Más de dos billones de pesos de la reforma tributaria y de créditos externos se destinarán a este propósito. El subsidio al desempleo se hará con recursos del Banco Mundial.

La idea es llegar con un subsidio de 500 dólares al año a entre uno y tres millones de familias de menos ingresos.

Para hacer efectiva la garantía de ingresos mínimos y el seguro de desempleo se plantea la reorientación de los aportes parafiscales al Sena, las Cajas de Compensación Familiar, el Sena y el Icbf.

La esencia del seguro es que el trabajador ahorre en una póliza de manera obligatoria, para que ésta lo cubra en el lapso que quede cesante.

De no haber completado un año de ahorros se darán facilidades para tomar un crédito para completar el valor equivalente, que será cancelado cuando la persona vuelva a tener empleo.

-Reforma laboral:.

La reforma laboral el Gobierno prefiere llamarla empleabilidad .

Juan Luis Londoño, Ministro de Protección Socia l, como prefiere que se denomine la fusionada cartera de Salud y Trabajo, afirma que se trata de un proyecto muy ambicioso.

La filosofía es parar la excesiva rotación laboral en las empresas, lo cual va en detrimento de la productividad y el bienestar de los trabajadores. A cambio se busca que exista una repartición de riesgos y beneficios en las empresas.

Es decir, que no sólo se socialicen las pérdidas, sino también las ganancias. Pero más que ello, que el futuro de una empresa sea una preocupación conjunta.

-Aumento de edad, más en mujeres:.

Se adelanta en cinco años, del 2014 al 2009, el régimen de transición contemplado en la Ley 100 de 1993 que mantenía la edad de jubilación en 55 y 60 años para mujeres y hombres que al primero de enero de 1994 cumplieran alguno de esos requisitos: - Tuvieran cumplidos 35 años las mujeres y 40 años de edad los hombres o que en cualquiera de los dos casos hubiesen cotizado para pensiones mínimo por 15 años.

Esto significa que la edad subirá a 58 y 62 años, respectivamente, desde el 2009 y hasta el 2018.

De ahí en adelante, es decir, en el 2018 las mujeres se jubilarán a los 62 años y los hombres a los 65 años.

El propósito está orientado a que paulatinamente se unifique la edad.

Esto explica el por qué mientras que para los hombres el aumento será de cinco años, es decir, de 60 años del actual régimen de transición a 65 a partir del 2018; en las mujeres será de siete años dentro de 16 años.

-Cotización sube dos puntos:.

La cotización que hoy está en 13,5 por ciento, subirá dos puntos, pero de manera gradual: un punto en el 2004 y otro adicional en el 2005.

Esto quiere decir, que en el 2004 los aporte de empresarios y trabajadores será del 14,5 por ciento y en el 2005 llegarán a su punto máximo de 15,5, manteniéndose el mismo porcentaje que hoy hace cada una de las partes: 75 por ciento los empresarios y 25 los trabajadores.

-No garantiza pensión mínima:.

Una de las novedades de la reforma de jubilación es que el Estado no garantizará la pensión mínima de los fondos de pensiones, la cual equivale a un salario mínimo legal.

En adelante serán los propios afiliados a los fondos de pensiones quienes llevarán la carga de subsidiar la pensión mínima y para ese fin irá el alza de dos puntos en las cotizaciones que pasan del 13por ciento al 14,5 por ciento en el 20014 y al 15,5 por ciento desde el 2005.

En el Instituto de los Seguros Sociales, el aumento de dos puntos en las cotizaciones irá a capitalizar las reservas pensionales.

-Más subsidios a los pobres:.

El Fondo de Solidaridad Pensional, que actualmente se alimenta con un punto de aporte de los trabajadores que ganan más de cuatro salarios mínimos y los afiliados a los fondos con ingresos de más de 20 salarios mínimos, tendrá dos subcuentas:.

La primera servirá para subsidiar los aportes a los trabajadores independientes pobres, desempleados y afiliados con ingresos inferiores a un salario mínimo.

La otra subcuenta, tendrá por objeto darle pensión a ancianos indigentes de más de 65 años, prioritariamente mujeres cabezas de familia, viudas y discapacitados.

Estas dos subcuentas tendrán tres fuentes de financiación:.

1.El 50 por ciento del punto adicional que aportan los afiliados con más de cuatro salarios mínimos.

2.El uno por ciento que aportan los afiliados de más de 20 salarios mínimos de los fondos de pensiones.

3.Un impuesto que gravará a las mesadas de más de 10 salarios mínimos legales mensuales.