Archivo

GARZÓN REVELA NEXOS DE ETA EN A.LATINA

Baltasar Garzón, el juez que el lunes ordenó suspendender por tres años las actividades de Batasuna (brazo político de Eta) reveló ayer los nexos que mantiene la organización terrorista en América Latina, donde residen muchos activistas de Eta.

29 de agosto 2002 , 12:00 a.m.

Baltasar Garzón, el juez que el lunes ordenó suspendender por tres años las actividades de Batasuna (brazo político de Eta) reveló ayer los nexos que mantiene la organización terrorista en América Latina, donde residen muchos activistas de Eta.

Cuba, México, Costa Rica, Nicaragua, Uruguay, Venezuela y Argentina son algunos de los países mencionados en la documentación que investigadores judiciales y policiales entregaron a Garzón para fundamentar su instrucción y forman parte del entramado desarrollado por esa organización para financiar sus actividades.

Según fuentes policiales, activistas pertenecientes a Eta en Venezuela llegaron hasta altas esferas del poder. Uno de ellos se convirtió en "amigo íntimo" del hoy presidente Hugo Chávez, indica el documento.

El presidente de la Asamblea Nacional venezolana, William Lara, negó sin embargo, que dirigentes del Movimiento Quinta República (MVR) del presidente Hugo Chávez tengan o hayan tenido vínculos con Batasuna, en respuesta a una acusación en ese sentido de un diputado opositor.

"Ni en el pasado ni en el presente, Quinta República ha tenido que ver con Batasuna", afirmó Lara.

Según el diputado opositor, 13 miembros de Batasuna, entre ellos 4 concejales y 1 diputado vasco viajaron a Venezuela para conversar con el oficialismo sobre los procesos políticos en España y este país.

El informe también indica que Eta, al parecer, tenía intenciones de entablar "relaciones estables" con la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc).

Otros documentos se refieren a los "estrechos contactos" con los servicios secretos cubanos. Inclusive afirman que "un comandante cubano responsable de los servicios secretos conoce los nombres en clave interna de los máximos jefes de Eta".

Red financiera.

La documentación también subraya que los contactos de la dirección de la organización terrorista vasca con los activistas instalados en América Latina se realizan a través de su oficina de Asuntos Exteriores, denominada Xaki.

Eta protege las identidades de los activistas con claves y apodos.

Según las investigaciones judiciales, cartas y actas de reuniones celebradas en los últimos años, varias empresas son utilizadas como instrumento de gestión para implantar y desarrollar proyectos empresariales.

Algunos de los proyectos empresariales detectados "muestran una comunidad de intereses entre Eta y el movimiento uruguayo de los Tupamaros, dispuesto, por lo visto, a pesar de la cobertura jurídica para algunas operaciones".