Archivo

PLAGIO EN VÍA CON RED DE INFORMANTES

Seis personas secuestradas, dos policías muertos, y ocho heridos al igual que tres civiles, dejaron dos acciones de la guerrilla registradas en la Costa Caribe y en el sur del país.

29 de agosto 2002 , 12:00 a.m.

Seis personas secuestradas, dos policías muertos, y ocho heridos al igual que tres civiles, dejaron dos acciones de la guerrilla registradas en la Costa Caribe y en el sur del país.

En la Zona Bananera del Magdalena, las Farc secuestraron en un retén en la Troncal de Oriente a tres empleados de Telecom, un ciudadano italiano, una menor de edad y a un profesor. Sin embargo, cuatro de ellos recuperaron ayer la libertad. Es el primer plagio masivo que ocurre en carreteras de este Departamento desde el pasado 16 de agosto cuando se instaló la Red de Informantes en esa vía.

El hecho se produjo el martes por la noche cuando unos 50 guerrilleros del frente 19 neutralizaron por más de 10 minutos el flujo vehicular en esta carretera. Allí plagiaron al docente Omar Vega; su hija Yised, de 14 años; y Alberoni Del Veccio, de nacionalidad italiana, cuñado de Vega.

También fueron secuestrados los empleados de Telecom: José Quintero, conductor; Fredy Cascabero y Abraham Estrada Flórez, del Area Comercial y Atención del Cliente que viajaban desde Fundación hacia Santa Marta en una Toyota Hilux blanca.

El coronel Luis Mesa Contreras, comandante de la Policía Magdalena, dijo que fuerzas combinadas del Ejército, Gaula y la Policía desplegaron ayer dispositivos en el área con la finalidad de rescatar a los secuestrados.

Entre tanto, en Putumayo, dos patrulleros muertos, ocho más heridos y tres civiles lesionados dejó un ataque del frente 2 de las Farc a un centro de comunicaciones ubicado en el municipio de San Francisco.

Al menos 20 guerrilleros, la mayoría mujeres jóvenes, llegaron en dos camperos a la 1:30 de la madrugada de ayer y atacaron con fusiles y granadas a los agentes que custodiaban el centro de control, en donde están ubicadas varias antenas repetidoras y de telecomunicaciones.

Según testigos, al iniciar el ataque los insurgentes asesinaron al patrullero Jorge Eliécer Suárez, quien estaba de centinela. Durante dos horas los uniformados repelieron la incursión.

Los guerrilleros requisaron las seis viviendas que existen en el lugar y en una de ellas fusilaron frente a su familia al agente Jaider Baraona Cabrera.

Los guerrilleros huyeron en un bus intermuncipal, que luego dejaron abandonado en el sitio conocido como Río Blanco en la carretera a Mocoa. Posteriormente activaron un cilindro de gas y el vehículo explotó.